•   BERLIN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu pidió hoy "sanciones paralizadoras" para impedir que Irán se dote de armas nucleares, durante una visita a Berlín impregnada por el recuerdo del Holocausto. En una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana Angela Merkel, Netanyahu indicó que esperaba poder reanudar las negociaciones de paz con los palestinos "dentro de un mes o dos". Pero insistió sobre todo en la amenaza que -según él- representa el programa iraní de enriquecimiento de uranio.

"El tiempo apremia", declaró. "Irán dice que quiere borrar a mi país del mapa", "lo más importante que podemos poner en marcha son sanciones paralizadoras. Es posible ejercer presiones reales contra el régimen de Teherán", declaró Netanyahu. Merkel apuntó, por su parte, que si antes de septiembre no hay una respuesta a las ofertas de diálogo que se hicieron a Irán, Alemania y los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU examinarían sanciones más duras "en el campo de la energía y las finanzas".

Pero mientras ella recalcaba que las sanciones serían más eficaces con la colaboración de Rusia y de China, Netanyahu sugería que, en caso de necesidad, se pasara por alto su oposición. La canciller federal alemana exhortó a su anfitrión a detener la colonización de los territorios ocupados, por considerarlo una condición indispensable para reanudar las negociaciones de paz israelo-palestinas que deben desembocar en la creación de un Estado palestino junto a Israel. El primer ministro británico, Gordon Brown, pidió lo mismo al recibir el martes a Netanyahu.

Palestina deberá reconocer a Israel como un "Estado Judío"
El jefe del gobierno israelí puso énfasis en que un futuro Estado palestino habría de reconocer a Israel como "Estado judío", una expresión cuyas connotaciones la hacen difícilmente aceptable para los palestinos. En Londres, Netanyahu habló del proceso de paz con el emisario estadounidense para Oriente Medio, George Mitchell, sin que al parecer se hayan logrado progresos en el ámbito de la colonización.

La visita de Netanyahu a Berlín estaba cargada de reminiscencias de la Shoah. Le fueron entregados los planes originales del campo de exterminio de Auschwitz, hallados en Berlín en 2008, una ocasión que aprovechó para hacer alusión a la amenaza iraní. "No podemos dejar a algunos llamar impunemente a la destrucción del Estado de Israel", declaró. La Shoah "podría haber sido parada. No podemos dejar que esto se repita. Esta es la lección más importante", dijo refiriéndose al régimen de Teherán.

Los planos acabarán en el memorial del holocausto de Jerusalén. "Hay quienes creen que la Shoah nunca existió... que vengan a Jerusalén y que vean los planos de esta fábrica de muerte", añadió el primer ministro.

Netanyahu se convirtió esta tarde en el primer jefe de gobierno israelí en visitar la villa de Wannsee, en el sur de Berlín, donde los dirigentes nazis decidieron en 1942 "la solución final", la exterminación de los judíos en la Europa ocupada. "En mi calidad de primer ministro de Israel, deseo decir simplemente lo siguiente: la nación judía está viva", aseguró durante su visita. Netanyahu debe partir de Berlín rumbo a Tel Aviv esta misma noche.