elnuevodiario.com.ni
  •   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Fiscal General de Venezuala, Luisa Ortega, pedirá enjuiciar a quienes protesten en la calle por generar una "rebelión civil" y "desestabilizar" al gobierno del presidente Hugo Chávez, según un comunicado oficial.

"A quienes alteren la tranquilidad y la paz pública para producir inestabilidad de las instituciones, desestabilizar el Gobierno o atenten contra el sistema democrático, vamos a solicitarle su enjuiciamiento", afirmó Ortega, según el texto. Para Ortega, algunas personas buscan "cualquier motivo para marchar, para crear caos, lo que sea, lo que quieren es desestabilizar (...) incitando incluso a la desobediencia de las leyes".

Miles de opositores venezolanos se manifestaron el sábado 22 de agosto en Caracas para protestar por la nueva Ley de Educación, pero fueron dispersados con bombas lacrimógenas por fuerzas de seguridad, cuando al parecer algunos de los participantes intentaron romper el cordón policial que les impedía avanzar hacia la sede de la Asamblea Nacional (Parlamento).

Según Ortega, "dichas conductas encajan perfectamente en el delito de rebelión civil", el cual establece penas de prisión de 12 a 24 años, rezó el comunicado. "Yo quisiera que aquellas personas que se alzan en actitud hostil contra el gobierno legítimamente constituido, sepan cuáles son las consecuencias", advirtió.

Esta semana, 11 trabajadores de la Alcaldía Metropolitana de Caracas, que encabeza el opositor Antonio Ledezma, fueron apresados bajo cargos de "lesiones graves y resistencia a la autoridad" durante una protesta en contra de una ley, que aseguran, amenaza sus puestos de trabajo. "Se están cerrando calles, avenidas, impidiendo el libre tránsito de los venezolanos, alterando la paz y la tranquilidad pública, con cuyas acciones (...) están atentando contra el gobierno constitucionalmente electo", manifestó Ortega.

El dirigente William Ojeda, del partido opositor Un Nuevo Tiempo, denunció que "se está criminalizando el ejercicio de un derecho como lo es el protestar" y que se utiliza "el sistema de justicia como un instrumento de persecución política e ideológica".