•  |
  •  |
  • END

TIKRIT /AFP
Al menos 19 personas -entre ellas seis policías, un político, un soldado y dos niños - murieron y 63 resultaron heridas el sábado en varios atentados en Irak, según fuentes policiales, en la jornada más sangrienta en Irak desde el inicio del Ramadán el 22 de agosto.

Cinco policías y tres civiles, incluido un niño de diez años, murieron y 20 personas (entre ellos 13 policías) resultaron heridas en un atentado suicida con coche bomba contra un puesto de policía en la localidad d’Ash Sharqat (270 km al norte de Bagdad), informó el coronel Jalil Daham al Juburi, jefe de la policía local.

En Sinjar, localidad situada a 420 km al noroeste de Bagdad, cuatro civiles murieron en la explosión de una bomba en un mercado, según un oficial de la policía local. Resultaron heridas 23 personas, precisó.

Además, un policía y un civil resultaron muertos luego de que desconocidos a bordo de un vehículo abrieran fuego contra la policía en un puesto de control en Muqdadiya (100 km al noreste de Bagdad), informaron las autoridades.

Al menos cuatro policías resultaron heridos durante el ataque, según fuentes hospitalarias.

En Bagdad, un soldado falleció por la explosión de una bomba colocada en su vehículo. Tres personas, entre ellas otro soldado, fueron heridas, según una fuente del Ministerio del Interior.

Según esta misma fuente, otros dos civiles murieron y 13 resultaron heridos por la explosión de una moto bomba en Bagdad al Jadida, al este de la capital.

En Faluja, el responsable local del partido Al Dustur, Jaled Ghanam al Zawbari, explotó como consecuencia de la explosión de una bomba colocada en su vehículo.

El atentado ocurrió cuando el político salía de una mezquita y mató también a un transeúnte.

Tras un período de calma relativa, Irak ha vivido un agravamiento de la violencia en las últimas semanas.

El 19 de agosto, dos atentados con camión bomba contra los ministerios de Relaciones Exteriores y de Finanzas en Bagdad dejaron un centenar de muertos y 600 heridos.