•   GDANSK  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La canciller alemana Angela Merkel declaró que su país había provocado la peor tragedia de la historia europea al desencadenar la Segunda Guerra Mundial hace 70 años invadiendo Polonia, donde junto a otros dirigentes rindió hoy un sentido homenaje a las víctimas. "Hace 70 años, se inició con el ataque alemán contra Polonia el capítulo más trágico de la historia de Europa", declaró Merkel en Gdansk, al norte de Polonia, en los actos conmemorativos del inicio de esa contienda bélica.

Una veintena de dirigentes, entre ellos los representantes de los antiguos beligerantes, se congregaron al pie del monumento dedicado a los defensores polacos de la fortaleza de Westerplatte, contra la cual el acorazado alemán Schleswig-Holstein disparó las primeras salvas de la guerra. "Rindo homenaje a los 60 millones de personas que perdieron la vida a causa de esta guerra que desencadenó Alemania", declaró Merkel. "Me inclino ante las víctimas".

El recuerdo de la Segunda Guerra Mundial sigue estando muy presente en Polonia. Entre 5,6 y 5,8 millones de polacos, es decir casi un 17% de la población, de los que 3 millones eran judíos, murieron durante este conflicto, según los cálculos recientes de historiadores polacos.

"Eterna responsabilidad" de Alemania
La canciller alemana calificó de "milagro" la transformación pacífica de la Europa de posguerra. "Europa (...) pasó de ser un continente de terror y de violencia a un continente de libertad y de paz. Que esto haya sido posible, no es ni más ni menos que un milagro", estimó Merkel. Tras reconocer que no se podrán "borrar las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial", Merkel aseguró que ahora Alemania tiene el deber de "construir el futuro con la conciencia de su eterna responsabilidad".

Entre los dirigentes que participaron en el homenaje en Westerplatte figuraban los primeros ministros ruso Vladimir Putin, francés François Fillon, italiano Silvio Berlusconi y sueco Fredrik Reinfeldt, que es también presidente en ejercicio de la Unión Europea.

Los rencores y las discrepancias entre Varsovia y Moscú sobre el origen de la Segunda Guerra Mundial ensombrecieron algo estas ceremonias. Polonia quiere que Rusia reconozca que la Unión Soviética la atacó el 17 de septiembre de 1939 por el acuerdo germano-soviético Ribbentrop-Molotov.

Putín: pactos con los nazi eran "moralmente inaceptables"
"Hoy, Vladimir Putin rechazó una vez más las críticas que estiman que este pacto es responsable de esa contienda bélica. "Vemos intentos persistentes de sugerir que el desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial fue posible exclusivamente por el pacto Molotov-Ribbentrop", declaró Putin durante una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro polaco Donald Tusk, con el que se reunió en la mañana.

En su discurso pronunciado en la tarde en el memorial de Westerplatte, Putin estimó que todos los pactos concluidos con la Alemania nazi entre 1934 y 1939 eran "moralmente inaceptables". "Todos los intentos por apaciguar a los nazis entre 1934 y 1939 mediante diversos acuerdos y pactos eran moralmente inaceptables, y políticamente absurdos, dañinos y peligrosos", afirmó.

Durante la misma ceremonia, el presidente polaco Lech Kaczynski reconoció que el papel de Polonia en el desmembramiento de Checoslovaquia en 1938 fue "un error y un pecado". Unos 50 millones de personas perdieron la vida durante la Segunda Guerra Mundial en todo el mundo.