elnuevodiario.com.ni
  •   GUATEMALA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Organizaciones de derechos humanos expresaron hoy su beneplácito por la primera condena dictada por la justicia en Guatemala contra un ex paramilitar de derecha por la desaparición de seis indígenas durante la guerra civil de 36 años (1960-1996). Para el activista Mario Polanco, la sentencia de 150 años impuesta a Felipe Cusanero sienta un precedente y "abre una esperanza a familiares de víctimas que buscan justicia" por los crímenes cometidos en el enfrentamiento armado.

Cusanero se convirtió en el primer ex paramilitar sentenciado por un tribunal, que lo declaró culpable ayer de la desaparición de seis indígenas guatemaltecos entre 1982 y 1984 en la aldea Choatalum en Chimaltenango, uno de los departamentos más golpeados por la guerra interna. "La sentencia es un hecho muy importante por la historia que ha tenido el sistema de justicia en este tipo de casos, además es el primero que llega a juicio oral y público después de tantos obstáculos por amparos de la defensa", comentó el dirigente de la Fundación Familiares de Detenidos y Desaparecidos de Guatemala, Miguel Albizures.

Asimismo, manifestó que el juicio también sienta un precedente al dar valor y fundamento a los informes sobre las violaciones de los derechos humanos cometidos durante el conflicto bélico, algo que rechazan militares y sectores conservadores. "Esta sentencia es de gran importancia para las miles de víctimas del conflicto armado interno, ya que abre una luz de esperanza para quienes sufrieron los delitos de lesa humanidad cometidos por el Estado de Guatemala a través de sus fuerzas represoras", indicó a su vez el Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos en un comunicado.

"Hoy un comisionado paramilitar está en la cárcel, pero faltan muchos, faltan aquellos que dieron las órdenes y que intentaron destruir al pueblo maya", al que pertenecían el 83,3% de los 200.000 muertos y desaparecidos que dejó el conflicto, agregó. De igual manera, destacó que la sentencia fue dictada el día E del calendario maya, en el que "se marca el camino, se abren las puertas de un caminar hacia la justicia, no solo por la desaparición forzada sino por aquellos graves delitos que hirieron la dignidad de la humanidad entera".

El principal querellante contra Cusanero, Hiliarón López, pidió hoy en rueda de prensa conocer el lugar donde sepultaron los restos de su hijo para exhumarlo "y darle sepultura" digna. López recordó que su hijo Encarnación fue capturado ilegalmente el 19 de marzo de 1984 por el ex paramilitar y con su sentencia "recibimos la primera paz de la ley", pero ahora falta encontrar los restos.

Cusanero, de 68 años, fue declarado culpable de la desaparición de los indígenas mayas Kaqchikeles Lorenzo Ávila, Alejo Culajay, Filomena López, Encarnación López, Santiago Sutuj y Mario Augusto Tay, entre el 5 de noviembre de 1982 y el 28 de octubre de 1984 en la aldea Choatalum. El ex paramilitar fue enviado ayer a una prisión del norte del país, pero sus abogados apelaron la condena.

Según el informe presentado en 1999 por la Comisión de la Verdad, auspiciada por las Naciones Unidas, el 93% de las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la guerra civil fueron cometidas por las fuerzas del Estado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus