•   LOS ÁNGELES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los bomberos han aumentado esfuerzos para combatir un monstruoso incendio forestal que azota las afueras de Los Angeles y advirtieron que todavía faltan semanas para lograr una victoria sobre el fuego. Después de casi una semana con temperaturas rondando los 40 grados y con un sólo dígito de humedad, los apagafuego aprovechan desde ayer un giro de la madre naturaleza que alivió el calor y les ayudó a contener el fuego en un 22% de la superficie afectada.

El siniestro, que se cobró la vida de dos bomberos el domingo, destruyó 92 casas y calcinó 56.716 hectáreas en las montañas de los suburbios más poblados del noreste de Los Angeles, forzó la evacuación de unas 10.000 personas, de las cuales 2.000 fueron autorizadas hoy a regresar a sus hogares. Sin embargo, según el reporte oficial, aún 12.500 viviendas siguen amenazadas por las llamas.

Las autoridades de los bomberos dijeron que el incendio que lleva una semana azotando esta zona es muy probable que vuelva a prenderse con fuerza antes de lograr contenerlo del todo. "Ayer fue un buen día para ser agresivos y hoy vamos a continuar con medidas de contención agresivas", gracias a que volverá a aumentar la humedad, indicó el jefe de batallón de Los Bomberos de Los Angeles Tom Ewald.

Ewald manifestó que gracias al descenso de la temperatura los bomberos estaban logrando fijar líneas de contención del fuego en las colinas que terminan en sectores densamente poblados, con el fin de evitar más daños materiales. Pero pese a este patrullaje del fuego "obviamente, no tenemos el control del incendio", afirmó.

Más de 4.100 bomberos están desplazados contra el incendio, apoyados por 14 helicópteros, 10 aviones cisterna, 488 camiones de bomberos y 64 rastradoras, según las cifras del Servicio Forestal estadounidense. El comandante de incidentes Mike Dietrich informó hoy que los bomberos pudieron marcar importantes avances durante la noche pero advirtió que por ahora el siniestro está lejos de haber terminado.

El incendio continúa amenazando por su cercanía la base de antenas de comunicaciones de numerosas cadenas de radio y televisión, proveedores de celulares y agencias de seguridad en Mount Wilson, en las montañas de San Gabriel. Según Dietrich, los bomberos pudieron realizar "excelentes progresos" al trazar una línea con químico retardante alrededor de esa instalación del histórico observatorio Mount Wilson.

El incendio de Los Angeles es el más importante de los siniestros desatados en California en este momento, pero el gobernador Arnold Schwarzenegger manifestó hoy que continúan amenazando cinco incendios a lo largo del estado y que hay 21 bomberos heridos. California es azotada con frecuencia por incendios forestales debido a un clima seco, vientos y el crecimiento inmobiliario en áreas forestales.

En 2007 el sur del estado fue consumido por fuegos forestales que figuraron entre los peores en su historia y dejaron ocho personas muertas, 2.000 casas calcinadas, 640.000 desplazados y daños por unos 1.000 millones de dólares.