•  |
  •  |
  • EFE

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) respalda desde hoy la voluntad de Guatemala de combatir la reconocida criminalidad que sufre el país e investigar la aparente infiltración de mafias en los aparatos del Estado.

Con la instalación de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), que será dirigida por el jurista español Carlos Castresana, se cumple el deseo del gobierno guatemalteco, respaldado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon-, de "poner al descubierto" a los grupos del crimen organizado y llevarlos ante la justicia.

"Vamos a poner el apoyo de la comunidad internacional para hacer investigaciones de calidad, con pruebas científicas, para demostrar que se puede hacer persecución respetuosa de los derechos humanos con resultados efectivos", explicó Castresana a la prensa local.

La CICIG, que fue aprobada por el Parlamento guatemalteco en agosto pasado, es una instancia de carácter internacional avalada por la ONU, promovida por el vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein, tras reconocer la incapacidad de las autoridades locales de combatir a las mafias solo con los recursos propios.

Según Castresana, la principal virtud de la CICIG es que "las autoridades guatemaltecas han sido capaces de reconocer la existencia del problema y de pedir ayuda" a la comunidad internacional para "hacer frente a un fenómeno de criminalidad que se ha infiltrado hasta las estructuras del Estado".

Ayuda es pedida por Guatemala
La sede central de esa comisión, que iniciará sus operaciones formales a partir de hoy, estará instalada en un edificio ubicado en el sur de la capital guatemalteca, que será protegido por un equipo especial de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y de oficiales de las Naciones Unidas.

Aún no se han dado a conocer los "casos emblemáticos" que la CICIG empezará a investigar, pero por sugerencia de Stein se prevé que estos tengan que ver con los que se relaciona a Policía Nacional Civil, la Dirección General de Migración y el Sistema Penitenciario, así como las estafas millonarias que dos bancos del sistema hicieron el año pasado a miles de personas.

Según fuentes de la ONU en Guatemala, el personal extranjero que trabajará en la CICIG, cerca de 200 personas, ya ha sido contratado, y se encuentra en marcha el proceso de contratación del personal local.

La CICIG, según el Departamento de Asuntos Políticos de las Naciones Unidas, "es un esfuerzo internacional innovador que busca ayudar a Guatemala a investigar y desmantelar las organizaciones criminales violentas responsables del aumento del crimen y la parálisis del sistema de justicia del país".

La comisión iniciará su trabajo con un amplio respaldo de organizaciones de la sociedad civil guatemalteca y de organismos e instituciones internacionales que la consideran el único mecanismo capaz de desmantelar los poderes paralelos al Estado que, según consideran, afectan a la gobernabilidad de Guatemala.

En el acto de instalación de la CICIG, que se realizará esta tarde en la Cancillería guatemalteca, participarán, además de Castresana, el secretario general Adjunto para Asuntos Políticos de la ONU, Lynn Pascoe; el vicepresidente, Eduardo Stein, y el ministro guatemalteco de Relaciones Exteriores, Gert Rosenthal.