elnuevodiario.com.ni
  •   LONDRES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El G20 se comprometió hoy a mantener las medidas de emergencia para luchar contra la crisis hasta que se consolide la recuperación, y alcanzó un acuerdo sobre las primas de los banqueros, dejando para más tarde la reforma de los organismos multilaterales de crédito. Los ministros de Finanzas de las potencias industrializadas y emergentes coincidieron sin embargo en la necesidad de adoptar "más medidas" para fortalecer el sistema financiero en la reunión que mantuvieron en Londres para preparar el terreno de la cumbre que se celebrará los próximos 24 y 25 de septiembre en la ciudad norteamericana de Pittsburgh.

"Seguiremos aplicando de forma decisiva nuestras medidas necesarias de apoyo financiero y políticas fiscales expansivas (...) hasta que la recuperación esté asegurada", afirmaron en su comunicado final, en el que se declararon "prudentes sobre las perspectivas para el crecimiento y el empleo".

El secretario del Tesoro norteamericano, Tim Geithner, también se mostró cauteloso. "Las acciones del G20 han sacado a la economía mundial del borde del abismo, sin embargo, nos esperan todavía retos importantes", manifestó. Al inaugurar la reunión, el primer ministro británico, Gordon Brown, había instado a los ministros a no caer en "la autosatisfacción y el exceso de confianza" ante las primeras señales de recuperación económica.

G-20 diseñará estrategias de salida de estímulos "contracíclicos"
Paralelamente, los países empezarán a diseñar estrategias de salida de estos estímulos "contracíclicos", que globalmente deben representar una inyección de cinco billones de dólares en la economía mundial, pero para aplicarlas sólo cuando llegue el momento. El ministro de Economía argentino, Amado Boudou, calificó de "buena noticia" que se especifique que cada país debe definir su estrategia de salida. "Debería definirse como que no hay una receta única", afirmó.

Los ministros del bloque llegaron también a un acuerdo sobre la necesidad de regular las primas de los banqueros, aceptando los principios de diferir su pago y de que puedan ser recuperadas en caso de malos resultados. Sin embargo no se pronunciaron claramente sobre la limitación de estas primas, consideradas como uno de los factores desencadenantes de la crisis por su incitación a las tomas de riegos, como promovían la mayoría de los europeos, contra la opinión de británicos y estadounidenses por el otro.

El Consejo de Estabilidad Financiera (FSB en sus siglas en inglés) fue encargado de estudiar las posibilidades de limitarlas "en relación con el riesgo y los resultados a largo plazo" e invitado a presentar sus propuestas a fin de mes a los jefes de Estado y de Gobierno. Menos claro todavía fue el compromiso del G20 a reformar los organismos multilaterales de crédito, que expresaron el deseo de que se puedan completar en la primavera de 2010 en lo que se refiere al Banco Mundial y revisar a partir de enero de 2011 para el Fondo Monetario Internacional, FMI.

"Como parte de la reforma, la voz y la representación de la economías emergentes y en desarrollo, incluidas las más pobres, tienen que aumentar de manera significativa para reflejar los cambios en la economía mundial", declararon, indicando esperar "progresos importantes" en Pittsburgh.

Brasil defiende transferencia del 7% a países emergentes
Brasil y las otras tres potencias que integran el grupo conocido como BRIC -Rusia, India y China- defendían una transferencia del 7% de los países industrializados en el FMI a las naciones emergentes y en desarrollo, y del 6% en el caso del Banco Mundial.

Los emergentes cuentan con el apoyo de Estados Unidos, pero los europeos no tienen tanta prisa. Argentina, representada en el FMI, también podría perder peso específico. "Un objetivo es que crezca la representación de los países en desarrollo, pero también hay que ver que pasa dentro de ese grupo", agregó Boudou, precisando que el asunto era "delicado" y "político".

En ese mismo ámbito, el G20 señaló "grandes progresos" en el fortalecimiento de las Instituciones Financieras Internacionales (IFIs) e indicó que estaba "cerca de obtener" los 850.000 millones de dólares de recursos suplementarios aceptados en abril por la cumbre de Londres. El FMI se llevará 500.000 millones.

Los ministros se declararon además dispuestos a sancionar a los paraísos fiscales que incumplan las reglas internacionales a partir de marzo de 2010.