•  |
  •  |
  • END

ESTOCOLMO / AFP

Varios países europeos mostraron ayer sábado su indignación por el bombardeo de la OTAN que el viernes dejó casi un centenar de muertos en Afganistán, mientras Alemania defendió la operación ordenada por uno de sus oficiales.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner, calificó de “gran error” el ataque de la OTAN contra dos camiones cisterna robados por talibanes, a su llegada a una reunión con sus homólogos de la Unión Europea (UE) en Estocolmo.

Kouchner defendió que la estrategia en Afganistán debe ser “principalmente trabajar con el pueblo afgano, no bombardearlo”.

El jefe de la diplomacia luxemburguesa, Jean Asselborn, también denunció la operación de la Alianza Atlántica.

“No comprendo cómo se pueden soltar bombas tan fácil y rápidamente”, deploró Asselborn. “En la OTAN también tiene que haber reglas” en la materia, agregó.

“Se trata de actos terribles que no deberían producirse nunca”, fustigó por su parte el titular italiano, Franco Frattini.

Exigen investigación

El español Miguel Ángel Moratinos resumió el tono con el que los ministros abordaron la tragedia durante su reunión: “La mayoría expresó su preocupación y algunos de nosotros pedimos que se haga esa investigación y se procure no tener pérdidas civiles”, dijo.

No obstante, el ministro alemán de Defensa, Franz Josef Jung, justificó el bombardeo ordenado por uno de sus oficiales: “Cuando a seis kilómetros de nosotros, los talibanes se hacen con dos cisternas de gasolina, ello supone un gran peligro para nosotros”, declaró en el sitio internet del diario Bild.

La controversia sobre el ataque ensombreció el debate que los ministros europeos mantuvieron sobre la estrategia de los occidentales en Afganistán y su relación con el futuro gobierno, mientras sigue el recuento de los votos de las elecciones presidenciales de agosto.

Concretamente, los europeos estudiaban condicionar su ayuda a que Kabul adopte una serie de compromisos con la comunidad internacional, en particular, en la lucha contra la corrupción.