•   TEHERÁN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad descartó hoy negociar el "innegable" derecho de Irán a la energía nuclear, mientras las potencias mundiales esperan las propuestas de Teherán para conversar sobre sus ambiciones atómicas.

"Desde nuestro punto de vista, la cuestión nuclear está cerrada. No negociaremos sobre los derechos innegables de Irán", señaló en una conferencia de prensa el presidente ultraconservador. "Lo que hemos anunciado es una cooperación en dos partes: cooperación en el uso pacífico de energía atómica limpia y para prevenir la proliferación de armas atómicas", añadió.

El proceso de enriquecimiento de uranio de Irán es motivo de enfrentamiento con la comunidad internacional, que teme que ese uranio se utilice para fabricar bombas atómicas, lo que Teherán niega firmemente. La República Islámica insiste en que es un país firmante del Tratado de No Proliferación y en que lo que quiere es producir energía atómica para usos civiles.

Ahmadinejad manifestó que su país seguirá cooperando con la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), que investiga desde hace años el programa nuclear iraní. Pero "si alguien quiere interferir en el programa nuclear más allá de la ley, ese camino está bloqueado", advirtió el mandatario.

Ahmadinejad resumió la postura de Teherán apenas unas horas antes del inicio de la reunión del consejo de gobernadores de la AIEA en Viena, que examinarán las sospechas de que Irán efectuó pruebas con vistas a fabricar una bomba atómica

El todavía director de la agencia de la ONU, Mohamed ElBaradei, señaló que "Irán no ha cooperado con la agencia en relación con las cuestiones pendientes, detalladas de manera completa en los informes de la agencia, y que deben ser aclaradas para descartar la posibilidad de que el programa nuclear de Irán tenga dimensiones militares".

El presidente iraní también señaló que la República Islámica está dispuesta a entablar un "diálogo en un marco lógico y justo" con las grandes potencias del grupo 5+1, que integra a los miembros permanente del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña) y a Alemania.

El líder iraní añadió que él mismo está listo para conversar públicamente con el presidente estadounidense, Barack Obama, ante los medios de comunicación internacionales. Sugirió que esa discusión podría tener lugar en la Asamblea General de la ONU en Nueva York este mes. "Cualquier asunto puede ser abordado ante la prensa", sostuvo, y añadió que Irán "mantendrá conversaciones con Estados Unidos a distintos niveles si ello sirve los intereses iraníes".

Mientras tanto se espera que Irán presente propuestas a las potencias mundiales, que han ofrecido mantener negociaciones sobre su programa nuclear, y amenazado con más sanciones si no hay diálogo.