•   QUITO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, lamentó hoy la muerte de su jefe de seguridad, coronel John Merino, quien falleció el fin de semana tras padecer durante un mes los efectos de la gripe H1N1. "Tu familia y tu patria aún te necesitábamos, amigo entrañable, te voy a extrañar. Compartimos tristezas y alegrías, tú eras gente sencilla del pueblo", expresó el mandatario en el puerto de Guayaquil (suroeste), donde Merino fue sepultado tras ser velado en la casa de gobierno.

Correa permaneció junto a la familia del coronel, de 42 años, desde la noche del domingo, cuando el oficial murió en el Hospital Militar de Quito al sufrir un ataque cardiorrespiratorio a causa del virus. Merino "fue mucho más allá de su deber" porque fue "confidente y amigo", añadió el jefe de Estado visiblemente acongojado durante un emotivo acto militar previo al sepelio.

"Cuando un amigo se va queda un terreno baldío, que quiere el tiempo llenar con las piedras del hastío. Cuando un amigo se va se queda un árbol caído, que ya no vuelve a brotar porque el viento lo ha vencido", indicó Correa evocando una canción del argentino Alberto Cortez.

El oficial había sido hospitalizado luego de haber acompañado a Correa durante la cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas en Quito, tras lo cual fueron internados un ministro y otro escolta presidencial que se recuperaron después de ser tratados de la gripe H1N1.