•  |
  •  |
  • END

MÉXICO/AFP

El presidente de México, Felipe Calderón, propuso el martes la supresión de tres de 18 ministerios como parte de un severo plan de austeridad que implica ahorros por 6.000 millones de dólares, en medio de una aguda recesión que provocó una caída del PIB de 9,2% en el primer semestre.

“Se suprimirán tres secretarías (ministerios) de Estado: la secretaría de Turismo transferirá sus funciones a la secretaría de Economía (...) la secretaría de la Reforma Agraria, cuyas funciones y programas se distribuirán entre la secretaría de Desarrollo Social y la secretaría de Agricultura, y la secretaría de Función Pública”, dijo Calderón en una mensaje a la prensa.

Esta última será trasladada a la contraloría de la presidencia.

El presidente mexicano anunció que además reducirá el gasto de embajadas y representaciones consulares y que bajará las erogaciones del gobierno federal en viáticos, gastos de representación y consultoría.

Se trata de un “ajuste drástico y sin precedentes en el gasto publico”, indicó jefe del Ejecutivo, que cifró los ahorros a nivel federal en 80.000 millones de pesos (unos 6.000 millones de dólares).

El proyecto de presupuesto sería enviado por el Ejecutivo ayer mismo (martes) al Congreso, donde una nueva composición en la Cámara de Diputados entró en funciones el 1 de septiembre pasado con una mayoría que pasó al opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI, hegemónico entre 1929 y 2000).

El PRI le arrebató la mayoría en la Cámara de Diputados al gobernante Partido de Acción Nacional (PAN, derecha) en las elecciones legislativas del 5 de julio pasado, aunque el oficialismo conserva la primera fuerza en el Senado.

Acepta renuncia de tres altos funcionarios

El plan de austeridad incluido en el presupuesto se dio a conocer cuando Calderón encara la segunda mitad de su mandato, hasta 2012, con los retos de sacar la economía de una aguda recesión y de reforzar la guerra que lleva adelante contra el narcotráfico.

En la víspera del anuncio del proyecto de presupuesto, el mandatario aceptó las renuncias de tres miembros de su gobierno, incluido el Procurador General, una figura clave en la lucha contra el narcotráfico, y del titular de la poderosa estatal Petróleos Mexicanos, que aporta 40% de los ingresos fiscales del país.

En la iniciativa de presupuesto, Calderón impulsa además “reformas profundas” en materia financiera, laboral, energética, de telecomunicaciones y de turismo.

El proyecto de egresos prevé recursos para programas sociales de hasta 180.000 millones de pesos (casi 13.500 millones de dólares), equivalente a 1,4% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que en ayudas de alimentación, educación y salud el incremento será de casi 50%.

Estos programas destinados hasta ahora fundamentalmente a la gente del campo, pasarán a las zonas urbanas y beneficiarán a 33 millones de mexicanos, sobre una población de 107 millones de habitantes, según dijo el mandatario.