elnuevodiario.com.ni
  •   BRUSELAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Unión Europea, UE, otorgó hoy un empujón a su programa pionero de llevar energía solar a las comunidades más aisladas de ocho países de América Latina, pero la situación política en Honduras le dejó fuera, ilustrando cómo se está cerrando el grifo de las ayudas internacionales. Lanzado en 2007, el proyecto Euro-Solar prevé llegar a 300.000 personas de 600 comunidades rurales pobres, sin acceso a la red nacional de electricidad, suministrándoles energía a través de fuentes renovables de la que pueden servirse, por ejemplo, para la iluminación de aulas o para mantener vacunas en frío.

Los países beneficiaros de este programa que inicialmente contaba con un presupuesto de 30 millones de euros, equivalentes a 43 millones de dólares, de los cuales 24 millones de euros eran sufragados por la Unión Europea y el resto por los gobiernos latinoamericanos-, son Perú, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Paraguay y Honduras.

El año pasado, una revisión al alza de los costes llevó a la Comisión Europea a pedir un esfuerzo suplementario a los Estados miembros de la UE, que accedieron desembolsando 4,7 millones de euros (6,7 millones de dólares).

Nicaragua firmará a finales de mes
La firma de este nuevo contrato de financiación tuvo lugar hoy en Bruselas en presencia de todos los embajadores de los países latinoamericanos, excepto Nicaragua - que, por motivos de agenda, suscribirá el texto a fines de mes - y Honduras, que no fue invitado.

Tras el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya de fines de junio, la UE suspendió todas las ayudas bilaterales a Tegucigalpa y redujo al máximo los contactos con el actual gobierno de facto de Roberto Micheletti. Paralelamente, Zelaya destituyó desde el extranjero a varios cónsules y embajadores por mostrar afinidad a Micheletti, entre ellos el representante diplomático ante la UE en Bruselas, Ramón Custodio.

"Esperamos que un representante con el debido mandato pueda firmar" el nuevo convenio, que atañe a 68 comunidades hondureñas, "antes del 31 de diciembre, para que pueda beneficiarse del monto adicional de este programa innovador", declaró un responsable de la Comisión Europea. De lo contrario, habrá comunidades que "recibirán 0,0%" de la ayuda prometida, advirtió este responsable, que no pudo precisar el número de localidades potencialmente afectadas.

"Euro-solar ha tenido mucho éxito en América Latina. Para el gobierno boliviano es un proyecto prioritario porque permite conectar a la electricidad comunidades completamente aisladas", declaró el embajador de Bolivia, Christian Inchauste, cuyo país recibe el 10% del presupuesto total. La ampliación del contrato de financiación permitió por ejemplo a Bolivia aumentar el número de comunidades beneficiarias de 40 a 59.

Suman montos suspendidos a Honduras
Al riesgo de que este programa de ayuda quede en papel mojado en Honduras, se suman los montos ya suspendidos tras el golpe de Estado: la Unión Europea había prometido 223 millones de euros (320 millones de dólares) para el periodo 2007-2013, de los que por ahora desembolsó menos del 30%.

Bruselas no es la única potencia que ha cerrado el grifo de las ayudas con el fin de presionar al gobierno de Micheletti para que permita el regreso del presidente depuesto. La semana pasada, Estados Unidos anunció la congelación de 30 millones de dólares destinados al país centroamericano.