•   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Policía de El Salvador detuvo a cuatro sospechosos, entre ellos un policía, por el asesinato del fotógrafo y cineasta francoespañol Christian Poveda, perpetrado la semana pasada, que habría sido ordenado por un pandillero preso, informó hoy la institución. "Después de un proceso de investigación se ha logrado la detención de cuatro personas que están involucradas con el asesinato del señor Poveda", afirmó hoy el subdirector de la Policía, comisionado Mauricio Ramírez.

Los sospechosos detenidos son el policía Juan Napoleón Espinoza y los pandilleros Calixto Rigoberto Escobar, José Alejandro Melara y Roberto Luis Romero, miembros de la peligrosa 'Mara 18', explicó Ramírez. Además, la Policía y la Fiscalía señalaron como autor intelectual del asesinato de Poveda a un líder de la misma pandilla que está en prisión, Nelson Lazo Rivera, quien pensaba que el fotógrafo era informante de la Policía.

Poveda, de 54 años, fue el autor del documental "La vida loca" (2008), que recoge el diario vivir y el intento de rehabilitarse de ex pandilleros salvadoreños de la 'Mara 18'. El fotógrafo, nacido en Francia de padres españoles, fue asesinado el 2 de setiembre en un desolado camino de tierra en las afueras del poblado de Tonacatepeque, a 15 km al norte de San Salvador.

El subdirector de Investigaciones de la Policía, comisionado Howard Cotto, explicó que se ha establecido que el agente Espinoza tiene "relación" con la 'Mara 18' y habría comunicado "falsa y erróneamente" a esa pandilla que Poveda era un informante de la Policía. "Este agente (Espinoza) les dijo a pandilleros que el señor Poveda le suministraba información a la policía, pues él había visto lo que ellos hacían, que tenían armas y dónde las tenían, pero tenemos que rechazar tajantemente esa versión pues nunca el señor Poveda dio información a la Policía", aseveró Cotto en una rueda de prensa junto a Ramírez.

Lazo Rivera ordenó a otros pandilleros investigar a Poveda y les dio instrucciones de que lo asesinaran si confirmaban que era un informante. Los pandilleros solicitaron a Poveda, a quien identificaban como "El Amigo", que se reuniera con ellos el 30 de agosto, pero el fotógrafo no acudió a cita, lo que les hizo pensar que la versión de que era informante era cierta, aseguró Cotto.

Los miembros de la Mara 18 citaron nuevamente a Poveda el 2 de setiembre a reunirse cerca del barrio La Campanera, a unos 10 km al noreste de San Salvador, donde lo asesinaron, agregó Cotto. La Policía no ha determinado quién hizo los cuatro disparos que mataron a Poveda, cuyos restos fueron cremados el martes y permanecían en una funeraria de San Salvador, donde hoy se efectuó una misa en su memoria.

Familiares de Poveda que llegaron a El Salvador han iniciado los trámites legales y consulares para trasladar en los próximos días las cenizas de Poveda a Alicante, donde reside su familia.