• MADRID |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente venezolano, Hugo Chávez, no dudó en bromear con la nueva imagen del rey Juan Carlos I de España al asegurar que se ha dejado barba "como Fidel Castro", cuando el monarca le recibió en el Palacio de la Zarzuela. "Se ha dejado barba, como Fidel", le dijo Chávez al rey, quien, en el mismo tono distendido, no dudó en responderle: "para cambiar un poco el 'look'", antes de una celebrar una breve reunión de algo más de media hora en la residencia oficial de la Familia Real española.

Tal como ya ocurriera hace un año en el Palacio de Marivent, en la isla balear de Mallorca, el rey recibió con un afectuoso apretón de manos al mandatario venezolano cuando éste entraba en el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela ante una gran nube de reporteros gráficos.

Chávez, que abandonó el Palacio de la Zarzuela después de la reunión sin hacer declaraciones a los periodistas, no había vuelto a ver al rey Juan Carlos desde el 25 de julio de 2008, en una entrevista que sirvió para dar por zanjado el incidente de la Cumbre Iberoamericana de Chile de noviembre de 2007, cuando el monarca le espetó el famoso "¿por qué no te callas?".

El rey le lanzó la ya célebre frase cuando Chávez no dejaba de interrumpir a Zapatero, quien trataba de defender a su predecesor, el conservador José María Aznar, de los duros calificativos que le dirigió el propio Chávez, al calificarlo de "fascista". En aquella ocasión, la entrevista también tuvo lugar de un modo muy distendido y el Rey no dudó en salir al encuentro de su huésped, pidiéndole que bajara del coche porque "si no, no puedo saludarte delante de todos".

Chávez calificó este encuentro como "placentero" y aseguró que el incidente de Chile "quedará como una anécdota para el recuerdo, de la que nos reiremos".

Abuchean a Chávez
Tras su visita al Palacio, Chávez se dirigió a una céntrica librería de Madrid, donde fue recibido con abucheos y gritos de "Fuera Chávez", "Sinvergüenza", "Corrupto" y "Amigo de Ahmadineyad" por unas decenas de personas, mientras otro grupo increpaba a éstas y vitoreaba al mandatario venezolano con incluso gritos de "¡Viva Cuba!".

La salida de Chávez, quien se limitó a calificar de "extraordinarios" sus reuniones con Zapatero y el Rey, fue igual de movida que la entrada y esta vez decidió mostrar sus dotes al volante, ya que, con el presidente de la primera petrolera española Repsol YPF, Antoni Brufau, de copiloto decidió conducir él mismo su carro.

Pese a que se había anunciado que Chávez tendría un encuentro con la prensa a lo largo del día, finalmente éste no tuvo lugar, y el mandatario venezolano se dirigió a la base aérea de Torrejón de Ardoz, en las afueras de Madrid, desde donde abandonó España, colofón de la gira que le ha llevado a Libia, Argelia, Siria, Irán, Bielorrusia y Rusia.