• BRUSELAS |
  • |
  • |
  • AFP

Una sola dosis de vacuna contra gripe A bastaría para prevenir la enfermedad, de forma que las provisiones mundiales se multiplicarían automáticamente, anunció hoy en Bruselas Nicole Lurie, una alta responsable del Departamento estadounidense de Sanidad. "Parece ser que sólo necesitaríamos una dosis de vacuna, al menos para los adultos, mientras siguen los ensayos en niños y otros grupos", declaró la subsecretaria Lurie, citando los resultados de varios estudios clínicos de fabricantes y los servicios estadounidenses competentes. "Esto significa que una provisión limitada de vacunas" cubriría un sector más amplio de la población de lo que "habíamos anticipado", afirmó Lurie, advirtiendo no obstante de que "todavía queda mucho trabajo por hacer".

Lurie se expresó así al término de una reunión de altos responsables de Sanidad de los países del G7 y México, que repasaron las estrategias de vacunación cuando están a punto de salir al mercado los primeros productos.

Desde el primer brote registrado en México a fines de marzo, los grandes laboratorios farmacéuticos trabajan a contrarreloj para fabricar una vacuna contra el virus H1N1 y por el momento el chino Sinovac ha sido el único que ha prometido una de una sola inyección. "Nadie puede saber del cierto cuándo saldrá exactamente la vacuna, pero somos muy optimistas sobre que estamos llegando al final del proceso", señaló por su parte la comisaria europea de Sanidad, Androulla Vassiliou, anfitriona de la reunión en Bruselas.

En Europa, los resultados de los primeros ensayos apuntan a que la vacuna es "eficaz y segura", pero no se pondrá a la venta "hasta que esté autorizada por la Agencia Europa del Medicamento y la Comisión Europea", señaló la ministra española de Sanidad, Trinidad Jiménez. "Esto nos permite hacer una previsión en torno a finales de octubre y principios de noviembre para tener una autorización definitiva", calculó la ministra, invitada a la cita.

Los países del norte se preparan para la llegada del invierno boreal, que amenaza con agravar la pandemia que ha matado a más de 3.000 personas en el mundo. "No hay un plan perfecto. En los últimos cinco meses hemos aprendido mucho", afirmó por su parte la directora general adjunta del Instituto de Diagnóstico Epidemiológico de México, Celia Alpuche Aranda, asegurando que su país está ahora "mucho más preparado" en caso de una segunda oleada de la enfermedad.

"La experiencia de los países del sur nos demuestra que el virus (H1N1) desplaza el virus estacional. Aunque no sabemos si la situación se repetirá en el norte debemos estar preparados", explicó la comisaria europea. "El virus H1N1 podría convertirse en el virus estacional, desplazando por completo el actual", prosiguió.

La cita tuvo como protagonistas a los países del G7 (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Canadá, Japón) y México, que integran el llamado grupo Iniciativa para la Seguridad Sanitaria Mundial, creado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. La reunión sirvió igualmente para destacar la importancia de asistir a los países pobres, faltos de medios con los que hacer acopio de vacunas y mitigar los efectos de la pandemia. Vassiliou afirmó que la comunidad internacional está a la espera de un informe de la ONU sobre "las prioridades y necesidades" de estos países: "Cuando lo tengamos, todos contribuiremos", prometió.