elnuevodiario.com.ni
  • GUATEMALA |
  • |
  • |
  • AFP

Las autoridades de Guatemala detuvieron hoy a seis policías y un ex militar acusados de asesinar a un abogado que culpó de su muerte al presidente Álvaro Colom, en un video que desató la peor crisis política en la historia reciente del país.

"El mensaje hoy para Guatemala es que ustedes pueden estar tranquilos, hoy su policía, su Ministerio Público y sus fuerzas armadas han detenido a los asesinos en uno de los casos que no han conmovido solo a Guatemala sino a toda la comunidad internacional", señaló el jurista español Carlos Castresana, jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, avalada por la ONU. "La investigación sigue su curso. No podemos confirmar ni descartar cualquier hipótesis" sobre las motivaciones del homicidio del abogado Rodrigo Rosenberg, perpetrado el 10 de mayo en la capital, añadió.

El asesinato causó una crisis política tras divulgarse días después un video en el que la víctima acusaba de su segura muerte al presidente Colom. Entre los detenidos y acusados de matar a Rosenberg figura el presunto jefe de la banda, el ex policía William Gilberto Santos Divas, así como el ex militar Edwin Idelmo López y el policía activo Mario Luis Paz Mejía. Los otros integrantes de la banda son los policías activos José Armando Ruano Gaitán, Balmore Guzmán Orellana, Lucas Santiago López y Samuel Girón Cobar.

"El único nivel que hemos resuelto es el de la autoría material y nadie de esas personas está en el nivel de la autoría material", subrayó Castresana. Explicó que dos cámaras de seguridad cercanas al lugar del crimen dieron detalles de un vehículo utilizado, lo que condujo a las autoridades hasta su propietario, quien resultó ser Santos Divas. Luego de desglosar los registros de más de 12.000 llamadas telefónicas, pudieron identificar al resto de la banda.

Castresana comentó que ordenaron 14 allanamientos para capturar a nueve sospechosos, pero sólo lograron la aprehensión de siete de ellos. Sostuvo que el grupo asesinaba por dinero, pues se dedicaba a hacer extorsiones, secuestros y a robar drogas a los carteles del narcotráfico.

"Nosotros dijimos que veníamos a ayudar a las instituciones de seguridad y justicia para desmantelar esas estructuras criminales y creo que hoy podemos ofrecer ese resultado de que al menos ésta estructura no volverá a matar a nadie más", agregó Castresana. Indicó que en el operativo participaron 260 funcionarios, entre fiscales, policías y militares guatemaltecos, que contaron con el apoyo de 13 fiscales de Colombia, Costa Rica, Chile, España, Francia, Italia y Suecia.

El mandato de la Comisión que dirige Castresana, creada para intentar acabar con la impunidad que alcanza al 98% de los crímenes cometidos en Guatemala, fue prorrogado por otros dos años por la ONU.