• |
  • |
  • END

LA HABANA / AFP

El gobierno de Raúl Castro comenzó ayer viernes a entregar licencias para el transporte privado de pasajeros y de cargas, con el fin de paliar la crisis que encara el sector, constató un periodista de la AFP.

“Es bueno que hayan comenzado a dar las licencias, porque llevo casi cinco años esperando para obtener una”, dijo a la AFP Jorge Estévez, ‘botero’ (taxista privado) de 39 años, tras entregar sus documentos en la Oficina Estatal de Tráfico (UET) de La Habana, la única habilitada en la capital para hacer esos trámites.

Estévez, quien posee un Plymouth de 1951 que heredó de su padre, debe esperar ahora 45 días para saber si su solicitud será aprobada. “Espero que sí, porque al final lo que hacemos es trabajar y ayudar a resolver un problema”, comentó.

Buena parte de los taxis privados de La Habana son viejos modelos norteamericanos de los años 50, que la población bautiza como “almendrones”.

Para Simón Castro, un retirado de 65 años, obtener la licencia es la vía para “mejorar sus ingresos personales”, pues “los 200 pesos cubanos (8 dólares) de retiro que percibo no me alcanzan para vivir”.

Las licencias para transportistas fueron autorizadas por primera vez como parte de las reformas de los 90, pero ocho años después se interrumpió la aprobación de nuevas solicitudes.

Raúl Castro, quien sustituyó en la presidencia a su hermano enfermo, Fidel, en 2006, anunció la apertura de nuevas licencias en julio de 2008, proceso concretado en diciembre de ese año.

Pero la entrega de nuevas licencias sufrió otro frenazo a mediados de 2009 “por el exceso de solicitudes”, según funcionarios del sector, proceso que ahora se reanuda.

Los ‘boteros’ ha sido por años una tabla de salvación para los cubanos ante las dificultades del trasporte, que inició en 2004 una lenta recuperación con una millonaria importación de buses, desde China, Rusia y Belarús, frenada ahora por efectos de la crisis económica internacional.