• Tegucigalpa |
  • |
  • |
  • END

El presidente interino de Honduras, Roberto Micheletti, le respondió ayer a EU que aunque le hayan quitado la visa para ingresar a ese país se mantiene en su posición de no permitir el regreso al poder del depuesto gobernante Manuel Zelaya.

“No vamos a dar un paso atrás. Los hondureños tenemos dignidad, así que esa situación yo (la) acepto, respeto la decisión del gobierno norteamericano de suspender la visa”, subrayó Micheletti al confirmar que Washington le vedó el ingreso a Estados Unidos.

EU también le suspendió la visa al canciller, Carlos López; a 14 magistrados de la Corte Suprema de Justicia y a varios empresarios, según indicó a periodistas la diputada Marcia Villeda, cercana colaboradora de Micheletti.

Villeda manifestó que ella también fue notificada ayer, viernes, por el Consulado de Estados Unidos en Tegucigalpa, de que le fue suspendido cualquier tipo de visa que tenga para ingresar a ese país.

Según versiones extraoficiales de prensa, Estados Unidos habría incluido en la cancelación de visas a la vicecanciller hondureña, Martha Lorena Alvarado, quien dijo escuetamente a EFE: “Hasta ahora no me han notificado nada”.

Luego de la destitución de Zelaya, EU le revocó la visa al presidente del Parlamento, José Alfredo Saavedra; al ministro de Defensa, Adolfo Sevilla; al comisionado de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, y al magistrado del poder judicial Tomás Arita.

Micheletti, quien fue designado presidente por el Parlamento el mismo día que Zelaya fue derrocado, considera que los Estados Unidos “no han comprendido bajo ninguna circunstancia que los hondureños no queremos retroceder en posiciones políticas a las que nos estaba llevando el señor Zelaya y el grupo de adláteres que él tiene”.

A ese grupo se suman “Hugo Chávez (presidente de Venezuela), que también es el jefe político de este señor (Zelaya)”, acotó Micheletti.

“Sabíamos que venía”, dijo Micheletti

La cancelación de la visa “es parte de la presión que está ejerciendo Estados Unidos contra nuestro país”, acotó el gobernante interino, quien además reiteró que no le preocupan las decisiones de Washington.

“Nosotros estamos aquí tranquilos, nosotros no estamos preocupados, sabíamos que esto venía, que se ha montado una campaña en Estados Unidos en contra de este país y aceptamos con toda la dignidad, con toda la altura y sin el menor rencor ni molestia con Estados Unidos”, enfatizó.

La diputada Marcia Villeda dijo que la revocación de visas es una decisión que “sabíamos que iba a ocurrir” porque Manuel Zelaya no ha sido restituido en el poder.

Las decisiones de Wa-shington “no son de trascendencia ni de mucha importancia”, sostuvo, aunque “lo que sí lamentamos es el recorte de ayuda y limitación de fondos que afectarán a sectores pobres de hondureños”, añadió.