• SANTIAGO |
  • |
  • |
  • AFP

Unas dos mil personas asistieron hoy en Santiago a la tradicional romería al Memorial de las víctimas de la dictadura al conmemorarse un nuevo aniversario del golpe militar de 1973.
La marcha, que realizó un recorrido desde el centro de la ciudad hasta el cementerio general, terminó con el estallido de disturbios entre la policía y manifestantes que intentaban pasar por calles no contempladas en el recorrido establecido por autoridades, según informes de la prensa.

En las afueras del cementerio, mientras se realizó la ceremonia frente al Memorial, se registraron incidentes cuando manifestantes apedrearon vehículos y escaparates de establecimientos comerciales. La policía los dispersó con carros lanzaagua y gases lacrimógenos al cabo de una media hora.

La columna de manifestantes, que hacían ondear banderas y lienzos con mensajes alusivos al 36º aniversario del golpe, fue custodiada fuertemente por efectivos policiales a lo largo de todo el recorrido hasta el camposanto ubicado en el municipio de Recoleta, en el norte de la ciudad. La marcha fue convocada por la Asamblea de los Derechos Humanos que agrupa a diversas organizaciones.

"Éste es un homenaje a todas las víctimas de la dictadura, a los trabajadores, estudiantes y también a nuestro querido presidente Salvador Allende", manifestó a la prensa Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos. "La gente no olvida", afirmó de su lado Lorena Pizarro, líder de la agrupación de familiares de detenidos desaparecidos.

Chile conmemoró el viernes el 36 aniversario del golpe militar de 1973 que encabezó el general Augusto Pinochet contra el gobierno del socialista Salvador Allende, quien se suicidó en la sede de gobierno en medio de la asonada golpista. Pinochet instauró una dictadura que se extendió hasta 1990. El ex dictador murió en diciembre de 2006 sin recibir condena en los procesos judiciales abiertos por las más de 3.000 víctimas que dejó su régimen, entre muertos y desaparecidos.

Actualmente hay más de 500 militares en retiro procesados por distintos delitos vinculados a la dictadura, entre ellos torturas, secuestros y asesinatos.