• |
  • |
  • END

JERUSALÉN/AFP
Los esfuerzos diplomáticos se multiplican para resucitar el proceso de paz en Oriente Próximo, con una nueva gira por la región del enviado especial estadounidense, George Mitchell, y una visita relámpago del primer ministro Benjamín Netanyahu a El Cairo.

La intensificación de los contactos diplomáticos llega a una semana de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Mitchell se reunió el domingo en Jerusalén con el presidente israelí, Shimon Peres, recién recuperado de un breve malestar, y con el canciller, Avigdor Lieberman. Por la noche debe entrevistarse con el ministro de Defensa, Ehud Barak.

El lunes se verá con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, antes de hacerlo el martes con el presidente palestino, Mahmud Abas. A la salida de su entrevista con Peres, Mitchell declaró que Estados Unidos e Israel “comparten el mismo sentimiento de urgencia” para relanzar el proceso de paz de aquí a final de mes.

También el domingo, Netanyahu se entrevistó con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, en El Cairo, por segunda vez desde que asumió el cargo en marzo pasado. Según su portavoz, Mubarak presionó a Netanyahu para “cesar todas las actividades de colonización”.

Mubarak también instó a Netanyahu a “hacer cesar todas los intentos de judaizar Jerusalén y le avisó de las consecuencias peligrosas de tales intentos en los esfuerzos de paz”, según la portavoz, Soleiman Awad.

Justo antes de partir a Egipto, al inicio del consejo de ministros israelí, Netanyahu dijo: “Hemos progresado en algunos puntos. En otros, hay todavía mucho trabajo por hacer. Espero que podamos limar las diferencias para relanzar el proceso. Nosotros no somos de aquellos que ponen obstáculos”.

Todas estas conversaciones se centrarán en el cese de la colonización reclamado por los países árabes, Washington y Bruselas. Las negociaciones de paz están paralizadas desde finales de diciembre del 2008.