•   PITTSBURGH  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los países occidentales acusaron hoy a Irán de haber desarrollado una planta nuclear secreta, y exigieron al régimen de Teherán que acatara las leyes internacionales al respecto, so pena de nuevas sanciones "severas".

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia presentaron ayer "pruebas que demostraron que la República islámica de Irán construyó una planta secreta de enriquecimiento de uranio cerca de Qom durante años", declaró el presidente estadounidense Barack Obama a la prensa. Los tres países piden a la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) una investigación sobre ese tema "preocupante", añadió Obama, en una declaración conjunta con el francés Nicolas Sarkozy y el británico Gordon Brown, al margen de la cumbre del G20 en Pittsburgh (este de Estados Unidos). Alemania se unió a esta declaración, explicó la canciller Angela Merkel.

Esa segunda planta, oculta en el interior de una montaña cerca de la ciudad santa de Qom (sur), es "incompatible" con el carácter civil del programa nuclear iraní reivindicado por Teherán, afirmó el presidente estadounidense. "Esperamos de la AIEA que investigue inmediatamente el tema", anunció.

Ahmadinejad riposta que es un plan "perfectamente legal"
El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, respondió que se trataba de un plan "perfectamente legal". Irán había informado a la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA) sobre la existencia de la planta y "debería ser elogiado por eso. Era perfectamente legal", agregó durante una conferencia de prensa en Nueva York. La planta funcionará según las reglas de la AIEA, declaró por su parte en Teherán Alí Akbar Salehi, jefe de la organización iraní de energía atómica, en un comunicado difundido por la agencia Irna.

Obama explicó que si Irán no se plegaba a la legislación internacional ni a las exigencias de la ONU, habría consecuencias. El presidente estadounidense no pronunció la palabra sanciones, pero los dirigentes francés y británico no dudaron en evocar la amenaza. "No nos quedaremos ahí, estamos dispuestos a aplicar sanciones adicionales y más severas", declaró Brown. "Irán debe renunciar a toda ambición militar para su programa nuclear", agregó. "Si de aquí a diciembre no hay un cambio profundo en la política iraní, se aplicarán sanciones", añadió Sarkozy. Irán debe "cooperar plenamente", insistió el presidente ruso, Evgueni Medvedev. China también pidió a Irán cooperación, declaró el portavoz del gobierno Ma Zhao Xu.

Irán informó a la AIEA de la construcción de la planta el 21 de septiembre
En Viena, la AIEA anunció hoy que fue informada por Irán -en un correo del 21 de septiembre- que construía una segunda planta de enriquecimento de uranio, además de la de Natanz, en el centro del país. Pero los occidentales aseguraron que conocían ese sitio desde hace tiempo. "Desde hace cierto tiempo teníamos informaciones sobre la existencia de la central en construcción", indicó un responsable francés bajo anonimato.

La construcción de la central empezó hace más de cuatro años, antes de la elección del presidente ultraconservador iraní Ahmadinejad, añadió. Alemania, Rusia y China lo desconocían, y fueron informados recientemente por sus aliados.

Esas revelaciones de Washington, París y Londres se producen a pocos días de una reunión de las seis grandes potencias encargadas de la discusión sobre el programa nuclear iraní -Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China y Alemania- con un representante iraní, el próximo 1 de octubre en Ginebra. Será "un tema muy importante" en las negociaciones, precisó una alta fuente del gobierno estadounidense, también bajo anonimato.

El diplomático jefe de la UE, Javier Solana, que oficia regularmente de intermediario con los iraníes y las grandes potencias, apoyó las críticas de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña respecto a Irán. Obama también le comunicó su preocupación al brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, pero "concordó con en que no es productivo aislar a Irán", aseguró el embajador brasileño en Washington, Antonio Patriota.