•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, llamó ayer viernes a continuar las protestas callejeras contra el régimen de facto, mientras el Consejo de Seguridad de la ONU exigía cesar el acoso a la embajada brasileña en Tegucigalpa, donde el mandatario permanece refugiado.

Zelaya llamó a sus seguidores a reanudar las movilizaciones, suspendidas el jueves, aunque surgieron iniciativas para un diálogo con el gobernante de facto Roberto Micheletti, debido a que cuatro candidatos presidenciales hondureños que lo visitaron se negaron a presionar para que sea restituido en el poder.

“Exhortamos la Resistencia a mantener la batalla hasta que juntos, pueblo y presidente, logren las reformas constitucionales y la caída de los usurpadores”, pidió Zelaya en un comunicado, leído por su colaborador Eduardo Reina.

Las reformas constitucionales que pretende realizar Zelaya, incluyen la posibilidad de su reelección, lo que fue un detonante del golpe de Estado en su contra.

Sesión de urgencia de ONU

Mientras tanto, el Consejo de Seguridad de la ONU exigió ayer viernes al gobierno de facto de Micheletti cesar el hostigamiento de la embajada de Brasil, en una sesión de urgencia destinada a debatir la crisis hondureña.

El Consejo llamó “al gobierno de facto en Honduras a dejar de acosar a la Embajada de Brasil y a suministrarle los insumos necesarios, incluyendo agua, electricidad, alimentos y continuidad de comunicaciones”, dijo a la prensa la presidenta de turno de ese órgano, Susan Rice (Estados Unidos).

Rice agregó que “el Consejo de Seguridad llama a todas las partes a permanecer en calma y abstenerse de acciones que puedan provocar una escalada de la situación o coloque a individuos en riesgo”.

Denuncian que les lanzaron gas tóxico

Hay que destacar que el presidente derrocado, Manuel Zelaya, salió ayer viernes de la oficina que usa como dormitorio en la embajada brasileña en Tegucigalpa con un fuerte dolor de garganta, cuando comprobó que otros huéspedes también tenían problemas para respirar y algunos vomitaban.

“Alguna gente empezó a ponerse muy alarmada y cundió cierto descontrol, porque no se sabía qué estaba pasando, ni cuáles podían ser las consecuencias físicas del contacto con aquella sustancia”, relató Zelaya, quien denunció que militares leales el régimen de facto lanzaron “gas tóxico” hacia la embajada desde casas aledañas.

Zelaya pidió la intervención del Comité Internacional de la Cruz Roja tras denunciar la agresión con gas. La utilización de gas tóxico, que fue negada por la Policía hondureña, es sólo una de una serie de agresiones denunciadas por Zelaya, las que llevaron a Brasil a pedir que el Consejo de Seguridad de la ONU analizara el problema.

Canciller brasileño: “Embajada asediada”

El martes, un día después de que Zelaya retornara subrepticiamente al país y se refugiara en la legación, los militares colocaron altavoces frente a la sede diplomática y estuvieron tocando en forma estridente el himno nacional de Honduras
El canciller brasileño, Celso Amorim, pidió un pronunciamiento del Consejo para poner fin al “acoso” de la embajada, denunciando que estaba “virtualmente sitiada” luego de que Zelaya se refugió en ella tras regresar en forma subrepticia al país el lunes.

Arias aconseja a Carter no ir a Tegucigalpa

El régimen de facto, que el lunes cumplirá tres meses en el poder, anunció el jueves que aceptó una propuesta del ex presidente estadounidense y Premio Nobel de la Paz Jimmy Carter, para que visiten Honduras, en misión mediadora, el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, y el vicepresidente de Panamá, Juan Carlos Varela.

Sin embargo, Arias, también Premio Nobel de la Paz, dijo ayer viernes que no pretende viajar por ahora a Honduras y que le recomendó a Carter que tampoco vaya.

“No, no he pensado en eso (en ir a Honduras) en estos momentos”, declaró Arias desde Nueva York a la radio Monumental de San José.

“Roberto Micheletti dijo que él quería que yo fuera con Jimmy Carter. Yo hablé con el (ex) presidente Carter, le dije que yo no quería ir en estos momentos, que él tampoco debería ir”, expresó Arias.

Para recibir a Arias y Varela, el régimen de facto pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) que postergue la visita a Honduras de una misión integrada por su secretario general, José Miguel Insulza, y varios cancilleres.

Zelaya dijo ayer viernes que “no hay manifestaciones” que demuestren que Micheletti está verdaderamente comprometido con el diálogo.

“Se han establecido enlaces informales para que inicien las pláticas que conlleven al diálogo, pero esto no podrá avanzar hasta que se vea un cambio de actitud en el actual régimen de facto”, agregó Zelaya.

Otra marcha de apoyo a Zelaya

En tanto, miles de hondureños marcharon ayer viernes en Tegucigalpa, y al pasar frente a la embajada de Brasil, donde está refugiado Manuel Zelaya, le gritaron que resista el asedio del régimen de facto, comprobaron periodistas de la AFP.

“Mel aguanta, el pueblo se levanta”, “Gracias Brasil”, “Mel Zelaya, el pueblo no te falla”, corearon los manifestantes al mediodía frente a la legación brasileña sitiada por militares, donde estuvieron unos minutos antes de reanudar su marcha hacia el centro de la capital.

Un dirigente pidió por altavoces a la multitud, estimada en unas 6,000 personas, que no se manifestara cerca de la legación brasileña “para no poner en peligro la vida del presidente”.