•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Decenas de vehículos circulaban hoy por los contornos de la embajada de Brasil, en la capital hondureña, cargados de activistas que gritaban consignas exigiendo la restitución del derrocado presidente Manuel Zelaya. La protesta fue organizada tras una multitudinaria marcha que organizó durante la mañana el Frente de Resistencia contra el Golpe de Estado, al cumplirse 90 días del golpe de Estado en el país centroamericano.

Autos, motocicletas y pequeños carros de tranporte efectúan un circuito en los contornos de la sede diplomática hondureña, donde el presidente Zelaya permanece refugiado desde el pasado lunes. Mientras tanto, cientos de efectivos militares y agentes de la Policía Nacional acordonaban el área varias cuadras a la redonda y han atravesado sus vehículos de transporte de tropas en las calles que dan acceso a la delegación diplomática.

"Queremos a Mel", "Queremos a Mel" -sobrenombre del presidente Manuel Zelaya- gritaban los enardecidos manifestantes a su paso frente a los retenes militares. Dentro del grupo se hallaba Xiomara Zelaya, una de las hijas menores del presidente conocida popularmente como "Pichu", quien se quejó del cerco militar y de las condiciones precarias en que permanecen su padre y algunos de sus seguidores en el interior de la sede diplomática. "Esto es parte de la lucha del pueblo hondureño por recuperar su democracia y lo vamos a seguir haciendo hasta que el presidente Zelaya vuelva a la Presidencia", precisó el dirigente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos (CODEH), Andrés Pavón.

En El Salvador también protestan por Zelaya
Asimismo, miles de simpatizantes del partido oficialista de izquierda en El Salvador se concentraron en la capital del país, para exigir la restitución del depuesto presidente hondureño y garantizar "la democracia" en Centroamérica. Bajo una tenue lluvia, unos cinco mil simpatizantes junto a líderes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) efectuaron un acto "en solidaridad con el pueblo de Honduras" en la denominada Alameda Juan Pablo II, que cruza el pleno centro de San Salvador, donde gritaron consignas como "Zelaya, amigo, el pueblo está contigo".

Muchos de los participantes del acto portaban pequeños carteles con el rostro impreso del depuesto presidente hondureño y también exigían a gritos "afuera los golpistas de Honduras". "Lo ocurrido en Honduras es un atentado, un golpe a la democracia que afecta no sólo a ese país, sino a toda Centroamérica. En ésta región los golpes de Estado deben ser cosas del pasado, todos estamos obligados a luchar y garantizar la constitucionalidad, la democracia", manifestó el coordinador general del FMLN, Medardo González.

Para González, quien encabezó la actividad de apoyo al depuesto presidente de Honduras, es "urgente" que Zelaya "sea restituido en su cargo, pues ese gobierno de facto que ha usurpado el poder, nada más responde a los intereses de la oligarquía". A la concentración acudieron políticos hondureños que apoyan a Zelaya.

Desde el 28 de junio, cuando Zelaya fue sacado violentamente de su casa por más de 200 militares, que lo mandaron al exilio a Costa Rica, Honduras vive un perenne estado de crisis, semi paralizada por los toques de queda, las huelgas y las protestas callejeras, que frecuentemente desembocan en choques entre policías y manifestantes.