•  |
  •  |
  • AFP

Jefes de Estado y representantes de unos 60 países de África y América del Sur iniciaron hoy en la isla Margarita, al norte de Venezuela, la II cumbre birregional, que tendrá por fin concretar la cooperación Sur-Sur en temas como energía, finanzas o educación. "Bienvenidos a Margarita", celebró el presidente venezolano y anfitrión Hugo Chávez. "Sólo unidos seremos libres y dejaremos a las generaciones venideras un mundo de iguales", agregó.

El presidente venezolano Hugo Chávez recibió sonriente y efusivo a unos 30 jefes de Estado de ambas regiones en un hotel de esta turística isla caribeña. "Estamos comenzando este mecanismo que nos parece vital: la unión de Sudamérica con África. Dentro de esta estructura del mundo del siglo XXI que será el mundo pluripolar, África será un gran polo, ya comienza a serlo y Sudamérica igual", agregó Chávez. "Conformaremos verdaderas potencias y su unión contribuirá enormemente a lo que ya (el libertador Simón) Bolívar llamaba el equilibrio del mundo. Por eso esta cumbre es vital", recalcó.

Chávez tuvo especiales palabras de afecto para el líder libio Muamar Kadafi, que visita América Latina por primera vez después de 40 años en el poder, llamándolo "hermano" y confesando su "admiración" por él. "La próxima cumbre se desarrollará en Libia en el 2011. Queremos trabajar conjuntamente y (en esa fecha) podremos ver los logros alcanzados", aseguró Kadafi al hacer uso de la palabra.

Cooperación Sur-Sur pasará de la teroría a la práctica
La primera reunión América del Sur-Africa (ASA) de este tipo tuvo lugar en Abuja (Nigeria) en 2006. El objetivo de esta segunda cumbre es pasar de la teoría a la práctica en la cooperación Sur-Sur. "El siglo XXI nos encuentra cada vez más unidos, no existe reto global que no pueda ser enfrentado en conjunto por África y Sudamérica y no existe reto que pueda ser enfrentado sin Sudamérica y sin Africa", subrayó el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, uno de los artífices de la primera reunión ASA.

En el proyecto de declaración de Margarita se destacan temas como la necesidad de crear una nueva arquitectura financiera, el deseo de concretar proyectos comunes en el ámbito energético, el rechazo al tráfico de drogas que azota a las dos regiones y el respeto al principio de la no injerencia en las decisiones soberanas de los pueblos.

Además, se espera que en esta reunión Chávez dé un empujón a su proyecto del Banco del Sur, una unión financiera de siete países latinoamericanos, lanzada en 2007 que sigue siendo únicamente teórica, y que el líder sudamericano querría ampliar a países africanos en este momento de crisis económica mundial. "Hay que definir un plan de acción de cooperación Sur-Sur que garantice bienestar y desarrollo en paz y libertad para nuestros pueblos. Espero que esta cumbre sea fructífera para ambas partes", declaró Michelle Bachelet, presidenta de Chile.

Para la presidenta argentina, Cristina Kirchner, se trata de cambiar las tradicionales relaciones del siglo XX entre ambas regiones, sobre todo en el comercio. "En el siglo XX lo que importaba era vender y no hacerlo con un concepto de cooperación de transferencia de tecnología que es lo que nosotros estamos impulsando", declaró, mostrando su disposición a aportar "tecnología, experticia, maquinaria" para contribuir al desarrollo africano y a su seguridad alimentaria.

Los países sudamericanos desearían incluir una mención a la crisis política que vive Honduras desde hace tres meses. Sin embargo, por ahora no hay consenso en el documento final ni en el plan de implementación que serán firmados el domingo por los jefes de Estado. "Debemos aprobar estos dos documentos. Sería necesario (...) Hay que elevar el nivel y dar más concreción a la cooperación", pidió Chávez, quien desea consolidar su posición como líder regional y aglutinador del Sur con esta reunión internacional.

El mandatario instó a elaborar un plan concreto con metas, estrategias y recursos, que sea evaluado antes de la tercera cumbre de Libia y a crear una mesa estratégica presidencial que elabore una agenda 2010-2020 para la cooperación birregional.