•   BOGOTA  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente colombiano Alvaro Uribe desestimó ayer sábado el argumento de su colega Hugo Chávez, según el cual, Estados Unidos planea usar bases militares de su país para atacar a Venezuela, en un discurso dado en la ciudad estadounidense de Boston y reproducido por la Presidencia.

Al explicar los alcances de un polémico acuerdo militar entre su gobierno y el de Barack Obama que le permite a Washington el uso de al menos siete bases militares en la nación andina, Uribe hizo algunas precisiones sobre el particular.

“¿Que (el acuerdo) es para montar una plataforma para que los Estados Unidos ataque al territorio de terceros países? No es así, ni lo necesita. Yo no sé de dónde han resultado estos cuentos. Si en la operación Estados Unidos utilizara a Colombia si fuera a atacar un tercer país, no lo necesita”, dijo.

En diálogo con compatriotas suyos que viven en Boston, Uribe destacó la necesidad de “despejar todas las dudas” en torno de la suscripción del acuerdo. “Todo hay que despejarlo. Nosotros no estamos en una actitud defensiva internacional, ni Colombia se está preparando para una guerra internacional”.

“Dicen que son unas bases norteamericanas en Colombia. No, no son bases norteamericanas en Colombia, ¿Qué es que los soldados de Estados Unidos van a llegar a Colombia? Tampoco. Están equivocados. Toda la lucha estos años la hemos hecho con soldados colombianos”, siguió.

Siempre han tenido asesores
Uribe precisó que el acuerdo sí contempla la utilización de “un grupo de asesores norteamericanos”. “Sí, los hemos tenido en el Plan Colombia y abiertamente”, enfatizó. ¿Se le puede negar al pueblo colombiano el derecho a superar esta violencia? No se le puede negar”, concluyó Uribe.

El presidente venezolano es el principal opositor a la firma del acuerdo entre Colombia y Estados Unidos, pues argumenta, es un pretexto de este país para realizar labores de espionaje contra su país e incluso, planear desde Colombia una guerra en su contra, para controlar el petróleo venezolano.

Colombia y Estados Unidos negociaron un acuerdo para que tropas estadounidenses operen desde siete bases militares colombianas en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, lo que ha despertado inquietud en la mayoría de países de la región y el firme rechazo de Venezuela.

El tema fue tratado en la última reunión de la Unasur, que terminó sin consenso sobre las garantías solicitadas a Bogotá y mencionado por Chávez en la reciente Asamblea de Naciones Unidas, en Nueva York.