elnuevodiario.com.ni
  •   QUITO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, enfrenta la peor ola de descontento social desde que empezó su segundo mandato, a raíz de las protestas de profesores públicos y el comienzo de un levantamiento indígena contra un proyecto que, según los nativos, privatizará el agua.

La movilización por tiempo indefinido convocada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) comenzará esta medianoche con manifestaciones y bloqueos de vías en al menos siete de las 24 provincias del país, según Humberto Cholango, dirigente de la organización. "El levantamiento indígena incluye marchas, movilizaciones en ciudades, cierre de carreteras a nivel nacional, pero se concentrarán en áreas indígenas", señaló Cholango.

La Conaie alega que la ley de agua, en trámite en la Asamblea Legislativa (de mayoría oficialista), permitirá que empresas trasnacionales mineras se apropien de las reservas hídricas en zonas cercanas a sus comunidades.

Ayer, Correa acusó a los indígenas de querer desestabilizar su gobierno con argumentos basados en "mentiras" puesto que, según él, la propuesta no pretende privatizar el agua, recordando que la Constitución lo prohíbe. "Hay una campaña de desestabilización, se está queriendo crear conflictos en base a mentiras", advirtió el mandatario.

Correa: "No dialogaré por la fuerza con ningún sector"
La protesta de los nativos se sumará al paro que desde hace dos semanas realiza el gremio de los maestros, con el apoyo de estudiantes de universidades y colegios, contra una reforma en el sector educativo. Ante el agitado ambiente social el presidente Correa advirtió: "no dialogaré por la fuerza con ningún sector".

El jefe de Estado agregó que la Unión Nacional de Educadores (que reúne a unos 130.000 docentes) quiere "sembrar el caos, pero ha sido un gran fracaso" ya que apenas un 5% de los centros de enseñanza ha sido paralizado.

La Policía por su parte anunció que pondrá en marcha un operativo de seguridad para evitar que las manifestaciones deriven en violencia. "Estamos pendientes de lo que acontezca. Hoy estaremos, los generales de todas las provincias, liderando y controlando ese proceso para evitar cosas que puedan afectar la seguridad", precisó el comandante de la institución, general Freddy Martínez.

Correa, que inició su segundo gobierno el 10 de agosto pasado, llamó a los aborígenes a que "no se dejen manipular" por ciertos "dirigentes que están desesperados porque han perdido sus privilegios". La Conaie también participó en los derrocamientos de los ex mandatarios Abdalá Bucaram (febrero de 1997) y Jamil Mahuad (enero de 2000), durante la década en que Ecuador fue el país más inestable de la región.

Los indígenas cobraron relevancia política cuando en 1990 realizaron un histórico levantamiento hasta lograr el reconocimiento de sus territorios por parte del ex presidente Rodrigo Borja (1988-1992). Según cifras de las organización indígenas, el movimiento representa un 30% de la población ecuatoriana (de 14,1 millones).