AFP
  •   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • END

Irán deberá demostrar las intenciones pacíficas de su programa nuclear o ese país enfrentará crecientes presiones y un mayor aislamiento internacional, afirmó ayer sábado, el presidente estadounidense Barack Obama.

La advertencia, emitida por el mandatario en su programa semanal de radio, se produce un día después de que Obama, el presidente francés Nicolas Sarkozy y el primer ministro británico Gordon Brown señalaran que Teherán admitió ante el organismo de vigilancia nuclear de la ONU que había construido una segunda planta de enriquecimiento de uranio.

La instalación nuclear secreta desarrollada por Irán “es un serio desafío al régimen global de no proliferación, y sigue el inquietante modelo de evasión iraní” a las revisiones internacionales, dijo Obama.

“Es por eso, que las negociaciones internacionales con Irán, agendadas para el 1 de octubre, toman ahora una nueva urgencia”, señaló el mandatario, en referencia a la próxima reunión entre representantes de las potencias mundiales y los negociadores iraníes en Ginebra.

Obama dijo además que su oferta de sostener conversaciones con la república islámica de Irán sobre su polémico programa nuclear sigue abierta.