•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, llamó a sus seguidores a concentrarse mañana en "una ofensiva final" en Tegucigalpa, por lo que campesinos de diferentes zonas del paìs empezaron a dirigirse hoy hacia la capital para estar mañana en una gran manifestación de respaldo a Zelaya, informó el sacerdote Andrés Tamayo, activista del movimiento. "Se ha hecho la convocatoria a nivel nacional, para que los campesinos y otros sectores se concentren en Tegucigalpa, y ya habían comenzado a salir algunos, para hacer más masivas las manifestaciones" en Tegucigalpa, precisó el religioso, en entrevista telefónica desde el interior de la embajada de Brasil.

Tamayo, junto a unas 60 personas, acompaña a Zelaya en la embajada de Brasil desde el pasado lunes, cuando el presidente derrocado regresó secretamente al país y se refugió en esa sede diplomática. "Los campesinos se están moviendo individualmente (por transporte colectivo) porque si vienen en grupos o en un sólo vehículo son capturados en las carreteras por los retenes de la policía y el ejército", explicó.

Mañana se cumplen tres meses del golpe de estado que sacó a Zelaya del poder tras lo cual se instaló un regimen de facto encabezado por Roberto Micheletti, que es desconocido por la comunidad internacional. Hoy, la dirigencia del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado, que aglutina a organizaciones políticas y sociales, tiene previsto reunirse en Tegucigalpa para definir la estrategia de la movilización.

Crisis se agravó en las últimas horas
Pese a que ambas partes en el conflicto manifestaron esta semana su decisión de revivir el diálogo en torno a la mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, en la práctica la crisis tendió a agravarse en las últimas horas.

Zelaya y unas 60 personas que lo acompañan en la embajada de Brasil desde que regresó secretamente a Honduras el pasado 21 de septiembre, denunciaron el viernes que los militares habían difuminado un gas tóxico que les produjo severas afecciones en las vías respiratorias, dolores de cabeza y mareos. También aseguran que los militares han estado usando en su contra un instrumento sonar de alta frecuencia que causa dolor en los oídos y afecta el sistema nervioso.

Los organismos de derechos humanos locales han incrementado sus denuncias sobre agresiones de la Policía y el ejército contra los zelayistas, especialmente en barrios capitalinos y poblaciones del interior del país. Hasta el momento, las autoridades de facto sólo han reconocido la muerte de dos personas durante las manifestaciones de esta semana, pero los zelayistas hablan de un número mayor de víctimas fatales. Zelaya acusó al régimen de no atender su llamado al diálogo y de responder "con más represión contra el pueblo".

Ayer, la Cumbre de países de América del Sur y Africa, reunidos en isla Margarita, al norte de Venezuela, demandó al gobierno de facto hondureño que respete la inviolabilidad de la embajada de Brasil con base en la Convención de Viena, y garantice la seguridad de las personas que están en su interior.

Quejas de presiones dentro de la sede diplomática
Tamayo se quejó de que los militares que rodean la embajada brasileña continúan ejerciendo presiones contra Zelaya y los demás ocupantes de la embajada de Brasil. "No nos dejan dormir, hacen movimientos como que van a asaltar la embajada y esa es una presión psicológica que no nos deja dormir", manifestó el sacerdote.

El sacerdote expresós que "la esperanza para Honduras es que venga José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, y el mismo Oscar Arias", presidente de Costa, para que continúen los esfuerzos de mediación y se instaure un diálogo. Insulza ha anunciado el arribo a Tegucigalpa con una delegación de cancilleres americanos, para impulsar las gestiones de un arreglo a la crisis, pero el gobierno de facto respondió que primero espera la visita de Arias y del vicepresidente de Panamá, Juan Carlos Varela, en el marco de una gestión del ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter.