•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El grupo de 16 países y entes financieros que cooperan con Honduras desde que fue azotada por el huracán Mitch en 1988, conocido como G-16, pidió hoy al gobierno de facto garantizar "el funcionamiento normal" de la embajada de Brasil, donde está refugiado el presidente depuesto, Manuel Zelaya. "Pedimos que se garantice a la misión diplomática de Brasil el acceso a servicios públicos esenciales y que las condiciones necesarias para el funcionamiento normal de esta embajada sea restablecido", anotó un comunicado del G-16.

Desde que Zelaya ingresó a la misión diplomática, la sede fue rodeada por batallones del ejército y escuadrones policiales que someten a presiones psicológicas a unas 60 personas que acompañan al gobernante, según han denunciado los mismos afectados. "De acuerdo con la Convención de Viena, es una obligación respetar la inviolabilidad de las misiones diplomáticas, garantizando la seguridad y el derecho pleno de libre circulación de sus funcionarios", anota el comunicado del G-16. "Es además una obligación universal respetar los derechos humanos fundamentales de las personas que se encuentran dentro de la misión diplomática y en sus alrededores", agrega la declaración.

El grupo integrado en mayo de 2009 por los embajadores o representantes de 16 países y organismos financieros internacionales llamó "a las partes al diálogo y al consenso, dentro del marco del Acuerdo San José, auspiciado por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, como única vía de resolución a la crisis que atraviesa el país". "Reiteramos nuestra disponibilidad para contribuir a una solución pacífica de la misma", concluyó el comunicado.

El grupo está integrado por Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Gran Bretaña, España, Italia, Francia, Suecia, Suiza, Dinamarca, Holanda, Finlandia, así como el Fondo Monetario Internacional (FMI) el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).