•   PORLAMAR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Sudamérica y África coincidieron en Venezuela en la necesidad de crear una arquitectura financiera birregional que les fortalezca frente a la crisis económica, a través de mecanismos propios de financiación que pongan fin a la dependencia del Norte. Una veintena de jefes de Estado africanos y ocho de América del Sur se reunieron ayer y hoy en isla Margarita, en el norte de Venezuela, para celebrar la II Cumbre América del Sur-África, ASA, centrada en buena parte en concretar acuerdos financieros que fomenten un eje de cooperación Sur-Sur.

En la declaración final, suscrita hoy, se exhorta a "fortalecer los sistemas regionales, a través de la promoción de instituciones financieras y monetarias favorecedoras desde una visión de solidaridad, cooperación (y) desarrollo regional". El documento plantea igualmente "la necesidad de avanzar en la adopción de medidas de protección financiera necesarias para prevenir los costos de la crisis financiera internacional".

Estas medidas pasan necesariamente por la creación de espacios monetarios comunes, como es el caso del Banco del Sur, cuyo acuerdo constitutivo fue firmado ayer por los presidentes de siete países sudamericanos. El proyecto financiero, que contará con un capital global de 20.000 millones de dólares, 10.000 de los cuales serán suscritos por los firmantes, es visto como una declaración de independencia frente a instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Iniciativa presentada por Chávez en 2007
La iniciativa, que fue lanzada en 2007, servirá como mecanismo para "financiar proyectos de desarrollo" que hagan frente a "las estructuras vigentes que obligan a los países en desarrollo a destinar numerosos recursos hacia esos países del primer mundo", explicó Correa. "Los pobres financiando a los ricos con nuestras reservas. Todas estas aberraciones tienen que terminar", agregó Correa, proponiendo "unir las reservas en un fondo común" cuyos excedentes servirían para capitalizar al banco sudamericano.

La propuesta birregional, lanzada por Chávez, es que el Banco del Sur logre integrarse "más adelante" con las estructuras financieras regionales en África, a través de lo que el mandatario bautizó como el "el banco Sur-Sur o el banco del ASA, el Bancasa". "Para traernos nuestras reservas (internacionales) del Norte (que) nos dan crédito con nuestra propia plata. Es algo de bobos", precisó Chávez.

"Nosotros podemos transformar el mundo. Podemos lograr la transformación de la economía mundial. Las riquezas las tenemos en nuestros países, contamos con un potencial enorme", aseguró el líder libio, Muamar Kadafi.

Para el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, la prueba de que la cooperación Sur-Sur es un éxito es ver que hubo países de las dos regiones que sufrieron menos gracias al aumento de los intercambios bilaterales, que crecieron en un 50% desde la primera cumbre ASA del 2006, lo cual les hizo menos dependientes de la demanda de los países industrializados. "La crisis económica probó que la diversificación de nuestras relaciones logró que países como más opciones (comerciales) sufriesen menos los efectos porque no dependían solamente de un bloque o de una economía", insistió hoy.

De allí que la declaración final, aborde la necesidad de fomentar "activamente el intercambio Sur-Sur", basado en los "principios de transparencia, complementariedad, cooperación y solidaridad, que permita una distribución adecuada de los beneficios derivados del intercambio de bienes y servicios".