•   TEHERÁN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Irán terminó hoy sus ejercicios balísticos con disparos de misiles de largo alcance, con capacidades para golpear a Israel, causando inquietud en las capitales occidentales, tres días antes de la reanudación de las negociaciones con Teherán sobre su programa nuclear.

Presentados en Teherán como una demostración del poderío de las fuerzas armadas iraníes, estos ensayos, que se producen pocos días después de la revelación de la construcción de un segundo centro de enriquecimiento de uranio, fueron ensalzados por sus autores, los Guardianes de la Revolución, afirmando que las maniobras habían cumplido con "todos sus objetivos". Durante esos ejercicios, que comenzaron ayer, los Guardianes de la Revolución dispararon igualmente misiles de menor alcance.

Israel, situada a una distancia de cerca de mil kilómetros de Irán, y Estados Unidos, no han descartado la opción militar ante la amenaza de un régimen iraní dotado de la bomba atómica. Israel es un "tigre de papel" y las amenazas israelíes de ataque militar contra Irán son un engaño, declaró el jefe de estado mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, general Hasan Firuzabadi, citado por la agencia Mehr.

El jefe de los Guardianes de la Revolución, Mohammad Ali Jafari, afirmó de su lado que esas maniobras permitirán hacer comprender a "los enemigos" de la República Islámica "la capacidad de defensa y la potencia de Irán".

Reacción al ensayo
La reacción de las capitales occidentales no se hizo esperar. Estados Unidos consideró esos ensayos balísticos como una "provocación", observando no obstante que estaban planificados desde hacía cierto tiempo. Por su parte, el ministerio alemán de Relaciones Exteriores declaró que "los disparos de misiles efectuados por Irán son inquietantes" y no son "una señal generadora de confianza".

Francia también manifestó su profunda "preocupación" ante la noticia de que Irán había realizado esas pruebas, y pidió a las autoridades iraníes el cese "inmediato" de sus "actividades desestabilizadoras". De su lado, el ministro británico de Relaciones Exteriores, David Milliband, calificó de "reprensibles" los ensayos de misiles efectuados por Irán, pero indicó que éstos no deben distraer la atención de las conversaciones nucleares previstas esta semana con Teherán.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Javier Solana, manifestó su "inquietud" ante las revelaciones sobre la existencia de una segunda planta de enriquecimiento de uranio en Irán, así como por los ensayos de misiles. Una fuente del ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia declaró a la agencia rusa Interfax, tras los ensayos de misiles iraníes, que el mundo no debe ceder a las "emociones" en sus relaciones con Irán.

Los seis países (Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Rusia, Reino Unido) que piden a Irán que adecúe su programa nuclear a las normas de la no proliferación, tendrán el jueves en Ginebra las primeras negociaciones al respecto con la República islámica desde hace 14 meses. El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, señaló que se esperaba que Irán acepte en Ginebra un acceso "inmediato y sin restricción" a la fábrica de enriquecimiento de uranio, cuya existencia acaba de ser revelada en la ciudad de Qom.