•  |
  •  |
  • END

CANGAHUA, ECUADOR / AFP

Los indígenas de Ecuador, que en los últimos doce años participaron en la caída de dos presidentes, iniciaron el lunes una protesta contra el mandatario Rafael Correa, quien calificó como “completo fracaso” la medida que hasta ahora no dejó detenidos ni víctimas.

Los aborígenes se concentraron desde la medianoche del domingo en varios tramos de la Panamericana Norte, que conduce hacia la frontera con Colombia, donde instalaron barreras con piedras, árboles y neumáticos encendidos para interrumpir el tráfico de vehículos.

Más tarde, Correa evaluó el bloqueo de caminos que el movimiento indígena realiza por tiempo indefinido, en rechazo a las políticas sobre petróleo, minería y agua, y se mostró dispuesto a dialogar con la dirigencia cuando se deponga la protesta.

“El levantamiento ha sido un completo fracaso”, dijo el mandatario en Ibarra (norte), y añadió que “ojalá depongamos rápido eso, y los indígenas se den cuenta de que están siendo instrumentalizados por una derecha que quiere crear un escenario como el de Honduras”, donde el presidente Manuel Zelaya fue depuesto.

Correa remarcó: “Depongamos este levantamiento (...) dialoguemos, pero sin condicionamientos. Al presidente de la República no lo van a condicionar”.

Entretanto, el dirigente indígena Humberto Cholango manifestó que “estamos planteando que el señor presidente nos reciba. Hemos visto que ha dialogado” con otros sectores, “pero no hemos podido hablar ni tener una reunión para tratar estos temas”.

Protesta irá creciendo

Sostuvo que la protesta se irá incrementando progresivamente. “Esto recién es un inicio nada más, pero progresivamente las comunidades, las organizaciones y las juntas irán sumándose a esta movilización”, añadió.

Los indígenas se oponen al proyecto de ley sobre agua por considerar que el recurso será privatizado al quedar bajo control de los sectores eléctrico y minero, lo que el gobierno niega. También rechazan los planes oficiales para la explotación de la minería a gran escala y el petróleo en sus territorios.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) llamó a las comunidades a protestar en rechazo a un proyecto de ley para regular el manejo del agua que impulsa el gobierno ante la Asamblea Legislativa, dominada por el oficialismo.

La Conaie, principal organización de aborígenes y ex aliada de Correa, también se opone a la explotación minera y petrolera en sus territorios.

“¡Viva el paro! De aquí no nos mueven, compañeros”, dijo en la madrugada un dirigente al arengar a un grupo de nativos en el área andina de Cangahua (norte), donde los manifestantes derribaron troncos para cerrar la vía.