•   GINEBRA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las seis potencias encargadas del tema nuclear iraní obtuvieron hoy en Ginebra progresos significativos durante una intensa jornada de diálogo con Irán, que se comprometió a permitir una inspección en su planta de enriquecimiento de uranio de Qom. En Viena, la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) anunció que su director general saliente, Mohamed ElBaradei, viajará "próximamente" a Teherán "por invitación de las autoridades iraníes".

En una conferencia de prensa en Ginebra, el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, resumió los principales avances de esta reunión entre los miembros del grupo 5+1 (Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, China más Alemania) e Irán. Con ella se reanudó un diálogo interrumpido durante 14 meses. "Nos pusimos de acuerdo en intensificar el diálogo en las próximas semanas" y además "Irán nos ha dicho que planea cooperar plena e inmediatamente con la Agencia Internacional de Energía Atómica en la nueva planta de enriquecimiento cerca de Qom", explicó. "Irán permitirá que los inspectores de la agencia visiten la instalación, esperamos que sea dentro de las dos próximas semanas", añadió.

Según el jefe de la delegación francesa en las conversaciones de Ginebra, Jacques Audibert, Irán se comprometió a permitir el acceso a esta planta antes "de dos semanas". No obstante, la Casa Blanca advirtió que considerará nuevas sanciones contra Irán si nota que Teherán está utilizando el diálogo para ganar tiempo y avanzar con su programa nuclear.

Uranio enriquecido será exportado
Los miembros del grupo, bajo la égida de la UE y del negociador iraní Said Jalili, también "acordaron en principio que el uranio débilmente enriquecido en Irán sea exportado a otros países para ser completamente enriquecido (...) para el reactor de investigación de Teherán, que como ustedes saben produce isótopos para aplicaciones médicas", sostuvo Solana. Rusia y Francia anunciaron de su lado que son favorables a la idea de enriquecer uranio para un reactor nuclear de investigación en Irán a fin de evitar que los iraníes lo hagan.

El desarme y la no proliferación también figuraron entre los temas tratados en Ginebra. "Es necesario que haya discusiones y una cooperación seria con respecto a la no proliferación y el desarme. Es imperativo impedir la proliferación de armas de destrucción masiva y especialmente nucleares", afirmó el jefe de los negociadores iraníes Said Jalili, quien calificó de "buenas" las conversaciones del jueves.

La jornada de conversaciones permitió un encuentro a solas entre el jefe de la delegación estadounidense, el subsecretario de Estado norteamericano William Burns, y su homólogo iraní. Era el primer encuentro bilateral a ese nivel desde la ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países hace 30 años.

En Washington, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, calificó la reunión de Ginebra de "jornada productiva" y subrayó que a partir de ahora espera "acciones concretas". El portavoz del presidente Barack Obama, Robert Gibbs, elogió por su parte "el constructivo inicio" para que Irán se atenga a sus obligaciones internacionales.

Irán y las seis potencias acordaron volver a reunirse antes de fines de octubre, informó un funcionario estadounidense que pidió el anonimato.