•  |
  •  |
  • END

JERUSALÉN / AFP

Nuevos enfrentamientos opusieron este domingo a jóvenes palestinos y la Policía en el barrio musulmán del casco antiguo de Jerusalén, cerca de la Explanada de las Mezquitas, una semana después de incidentes similares en el mismo lugar.

Las escaramuzas causaron siete heridos entre los manifestantes, según fuentes médicas palestinas. Tres personas fueron detenidas, informó la Policía israelí.

Por la mañana, las fuerzas de seguridad israelíes habían acordonado la Explanada de las Mezquitas, un lugar sagrado para el Islam y el judaísmo convertido en un polvorín político-religioso, y dispersado a una muchedumbre de fieles musulmanes. “Hemos acordonado el acceso al Monte del Templo (el nombre que dan los judíos a la explanada) tras incitaciones a la violencia difundidas por altavoces”, declaró a la AFP el portavoz policial Micky Rosenfeld.

Acto seguido, entre 150 y 200 fieles musulmanes protestaron contra esta medida, después de haberse congregado cerca de la Puerta de San Esteban (también llamada Puerta de los Leones), una de las entradas del casco viejo de Jerusalén. “Los manifestantes lanzaron piedras y botellas a las fuerzas del orden, que a su vez los obligaron a retroceder hasta la altura del barrio (árabe) de Wadi al Jozz”, agregó Rosenfeld.

Uno de los jefes palestinos de Jerusalén, Hatem Abdelqader, ha sido detenido e interrogado. El portavoz precisó que “un pequeño grupo de musulmanes se infiltró durante la noche en el interior del complejo de las mezquitas”. “Creo que acabarán saliendo del lugar”, dijo.

La Policía utilizó cañones de agua y granadas ensordecedoras para dispersar a los manifestantes, constató un fotógrafo de la AFP. A primera hora de la tarde imperaba una calma tensa en el casco antiguo, donde las fuerzas de seguridad seguían muy presentes, multiplicando los controles y los cordones policiales. Un centenar de manifestantes, en su mayoría jóvenes, gritaban: “Por nuestra sangre y nuestra alma, nos sacrificaremos todos por ti Al Aqsa”.

Hace una semana ya estallaron enfrentamientos entre palestinos y policías en la Explanada de las Mezquitas y en las callejuelas del barrio musulmán del casco antiguo, con un saldo de una treintena de heridos. Los manifestantes protestaban por la intrusión de fieles judíos (según la Policía eran turistas) en la explanada para rezar.

La Explanada de las Mezquitas se encuentra en el casco antiguo, en el sector oriental de Jerusalén conquistado y anexionado por Israel en 1967. Está considerado el tercer lugar santo del Islam --después de La Meca y Medina en Arabia Saudí-- y alberga las mezquitas de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca.

Este lugar ocupa el sitio donde se encontraba el Templo judío destruido por los romanos en el año 70 de la era cristiana, cuyo último vestigio es el Muro Occidental (de las Lamentaciones), venerado por el judaísmo.