•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, anunció hoy la derogación de un decreto que suprimió hace una semana las libertades civiles. "Hemos derogado en Consejo de Ministros el decreto, todo el decreto, queda derogado completamente", indicó Micheletti durante una rueda de prensa.

El decreto restringió las libertades de movimiento, reunión y prensa, y bajo su amparo Micheletti sacó del aire a Radio Globo y al Canal 36, afines al presidente Manuel Zelaya, depuesto en un golpe de Estado el 28 de junio y quien se refugia en la embajada de Brasil desde hace una semana. Micheletti expresó haber tomado la "decisión de anularlo totalmente" porque el país va volviendo "a la tranquilidad" y por la reacción de la comunidad internacional contra la medida.

La decisión se produce en vísperas de la apertura de un diálogo entre representantes de Zelaya y de Micheletti, que desarrollará una agenda basada en el plan del presidente costarricense Oscar Arias, cuyo punto medular es la restitución de Zelaya. Pero para abrir la negociación esta semana -fecha aún no precisada-, Zelaya ha pedido al gobierno de facto que levante el estado de excepción y el cerco militar a la embajada de Brasil.

El diálogo será acompañado por una misión de la Organización de Estados Americanos, OEA, encabezada por el secretario general, José Miguel Insulza, quien estará acompañado de los cancilleres de Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México y Panamá y los vicecancilleres de Canadá, Jamaica y Guatemala. De igual manera, España enviará a su secretario de Estado para Iberoamérica y Argentina y Brasil a sus representantes ante la OEA, informó un comunicado del organismo. También formará parte de la comitiva un representante del secretario general de la ONU. Todos llegarán el miércoles con la esperanza de que esta vez se resuelva la crisis política, tras varios intentos de encontrar una salida pacífica.

Los opositores de Micheletti cumplieron 100 días de ininterrumpida lucha en las calles, y cerca de un centenar se congregó hoy frente a la embajada de Estados Unidos, cerca a la sede brasileña, para exigir la vuelta de Zelaya al poder, sin que se registraran incidentes.