•   SAN JOSE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un tribunal costarricense condenó hoy a cinco años de prisión a Rafael Angel Calderón Fournier, primer ex presidente de Costa Rica juzgado por corrupción, en un fallo que podría poner fin a su carrera política. Calderón (1990-1994) fue condenado por recibir comisiones ilegales por la compra de casi 40 millones de dólares en equipo médico por parte de la Caja Costarricense del Seguro Social, que administra los hospitales públicos, a la compañía finlandesa Instrumentarium Medko Medical.

"Me ha sorprendido sobre manera esta sentencia. Sin ser funcionario público me han atribuido un delito de funcionario público", señaló Calderón a los periodistas tras conocer el fallo. "A usted tienen que probarle la culpabilidad, no usted probar su inocencia", agregó el ex mandatario social cristiano, quien dijo que apelará ante la Corte Suprema, pero admitió que "no puedo seguir en la candidatura presidencial" para las elecciones de febrero de 2010.

El ex mandatario fue juzgado junto a otras siete personas, de las cuales seis recibieron diversas penas y una fue absuelta. "Seguimos en la pelea, todavía esto no está firme", afirmó Calderón, de 60 años, quien estuvo preso cinco meses tras estallar este escándalo en 2004. También fue condenado a cinco años de cárcel el ex presidente de la Caja del Seguro Social, Eliseo Vargas García, y a penas menores los otros acusados.

El tribunal impuso "a Calderón Fournier y a Vargas García (...) cinco años de prisión", como "responsables de dos delitos de peculado" en perjuicio del Estado de Costa Rica y la Caja del Seguro Social, señaló el juez López McAdam al leer la sentencia. "Al ser fondos públicos (los usados en la compra de los equipos finlandeses) los costarricenses debemos pagar esas comisiones ilícitas" recibidas por los implicados, aseveró por su parte la presidenta del tribunal de tres miembros, Teresita Rodríguez.

Calderón, líder del opositor Partido Unidad Social Cristiana, quedará en libertad mientras avanzan las apelaciones y termina el juicio, y no detenido como había pedido la Fiscalía.  El tribunal también ordenó el pago de indemnizaciones por "daño social" de 639.000 dólares a los acusados, además de otras multas.

La Fiscalía había pedido 24 años de prisión para el ex mandatario, hijo del popular ex presidente Rafael Angel Calderón Guardia (1940-1944). Calderón ideó un plan delictivo para comprar el equipo sin importar su utilidad, a cambio de retribuciones ilegales por unos ocho millones de dólares, repartidos entre los implicados, según la Fiscalía.

El empresario Walter Reiche Fischel (condenado a cuatro años), ex presidente de la Corporación Fischel, intermediaria en la compra de los equipos, declaró que la firma finlandesa pagó a Calderón 700.000 dólares en comisión por lograr el éxito de la transacción, realizada en 2002, ocho años después de que éste había dejado el poder. El Seguro Social compró los equipos con un crédito del gobierno de Finlandia que el Congreso de Costa Rica aprobó en trámite expedito, supuestamente gracias a presiones de Calderón a los diputados de su partido.

Este es el primer ex presidente de Costa Rica juzgado por corrupción, aunque le seguirá Miguel Angel Rodríguez (1998-2002), por otro escándalo por comisiones ilegales, debido al cual tuvo que renunciar a la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA). También fueron condenados dos ex directivos del Seguro Social, Gerardo Bolaños y Juan Carlos Sánchez (tres años); un ex ejecutivo de Fischel, Marvin Barrantes (tres años), y el ex abogado de la empresa, Randall Vargas (acusado de destruir documentos, a dos años). Olman Valverde, ex directivo de Fischel, fue el único absuelto.