•   ESTOCOLMO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula Da Silva, insistió hoy en Estocolmo en que la solución al conflicto en Honduras pasa porque Roberto Micheletti deje el poder y permita el retorno del presidente depuesto, Manuel Zelaya.

"Para nosotros la solución en Honduras es fácil: si quienes participaron en el golpe de Estado se fueran del poder y dejaran regresar al presidente" Zelaya, entonces "se celebrarían las elecciones en noviembre y habríamos solucionado el problema", precisó Lula en rueda de prensa al término de una cumbre con la Unión Europea (UE). "El único problema de Honduras es que hay un presidente que no debería estar allí", remarcó Lula, flanqueado por el primer ministro sueco y presidente de turno de la UE, Fredrik Reinfeldt, y el jefe de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

Zelaya regresó por sorpresa a Honduras a fines de mes pasado, tras ser expulsado del país el 29 de junio, y desde entonces se refugia en la embajada brasileña en Tegucigalpa. Brasil lo acoge como "un invitado", aseguró Lula.

La presión internacional se acrecenta en torno al gobierno de facto de Honduras.