•   ASTANA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La elección de Rio de Janeiro como sede de los Juegos Olímpicos de 2016 impulsará el turismo en Brasil y otros países de América Latina, una zona que ha resistido mejor la crisis que el mercado mundial del turismo. "Vamos a organizarnos con otros países sudamericanos para intentar atraer visitantes no sólo a Brasil, sino también a Argentina, Chile, Colombia o Perú", explicó hoy el viceministro brasileño de Turismo, Mario Moyses.

El triunfo de Rio de Janeiro, que dejó con dos palmos de narices a Madrid, Chicago y Tokio, fue vivido como una victoria colectiva en Sudamérica, según los participantes en la asamblea general de la Organización Mundial del Turismo, OMT, en Astaná, capital de Kazajistán) "Es una buena noticia para toda Sudamérica, podremos promover circuitos turísticos que combinen varios países", comentó Mauricio Silva, jefe de la delegación chilena en la OMT.

Entre los proyectos de estudio figuran la ruta de los Incas (Perú, Bolivia y norte de Chile), circuitos en Patagonia (Argentina y Chile) y la creación de un pasaje de avión común que permita descubrir varios países de la región a partir de Brasil, antes o después de los Juegos Olímpicos. Gracias a los visitantes de los países vecinos, que han renunciado a viajar lejos, el turismo en Chile no sufrió la crisis: "En lugar de ir a París, los argentinos han venido aquí", explica Silva.

Sudamérica acogió a 20 millones de turistas en 2008
Desde principios de año, el número de turistas extranjeros creció un 0,7%. Unos resultados que son similares al conjunto de Sudamérica, que pudo limitar el descenso de turistas internacionales a un promedio de 0,8% de enero a julio, mientras que el mercado mundial vive una caída del 7%. La región acogió más de 20 millones de turistas en 2008, aunque la situación varía según los países.

Brasil desplegará grandes medios para asegurar el éxito en los primeros Juegos Olímpicos de Sudamérica: invertirá 25.900 millones de dólares en la construcción de instalaciones deportivas y en la mejora de infraestructuras, como carreteras, transporte público y hoteles. Entre los proyectos figura la construcción de una línea de tren de alta velocidad entre Rio y Sao Paulo (20.000 millones de dólares) que deberá estar finalizada en 2014, a tiempo para la Copa del Mundo de Fútbol, que también organiza Brasil. Y se prevé renovar el aeropuerto y la zona portuaria de Rio.

La noticia de la atribución de los Juegos Olímpicos le viene muy bien a Brasil, que ha visto disminuir en un 4,1% el número de visitantes entre enero y agosto de este año. Brasil salió mejor parado que su vecina Argentina, especialmente afectada por el virus H1N1: el número de visitantes se desplomó un 30% en julio, una caída más ligera en agosto y septiembre (-10%). Carlos Gutiérrez, jefe de la delegación argentina, habla de un retroceso de entre el 8% y el 9% en todo el año.

Luis Boehm, secretario de Turismo de Mendoza, al centro de Argentina, apuesta por el enoturismo para llamar la atención de los apasionados por los Juegos: "En cinco años, el número de visitantes de Mendoza que llegaron solo por nuestros vinos es más del doble".

Tierra de guerrilla que ansía en convertirse en paraíso turístico, Colombia quiere también su trozo del pastel: "El mundo girará la vista hacia Sudamérica durante varios años", se felicita Óscar Rueda, viceministro de Turismo. Colombia, que acogió 1,2 millones de turistas extranjeros en 2008, registró un alza del 10% en los siete primeros meses de 2009, pero todavía está lejos de su objetivo de cuatro millones de visitantes.