elnuevodiario.com.ni
  •   TEHERÁN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Irán anunció hoy las tres primeras penas de muerte a personas que participaron en las manifestaciones de protesta poselectoral que sumieron al país en su crisis política más grave de las tres últimas décadas. "Tres personas que comparecían por su papel en los incidentes poselectorales fueron condenadas a muerte", indicó Isna, citando a un portavoz del ministerio de Justicia, Zahed Bashiri Rad.

El portavoz de Justicia precisó que los tres condenados, a los que sólo presentó por sus iniciales, también fueron declarados culpables de estar relacionados con organizaciones prohibidas en Irán. "M.Z. y A.P. fueron condenados por sus vínculos con la Asociación de la monarquía de Irán y N.A. por sus vínculos con los Monafeghin", señaló en referencia a los Muyahidines del Pueblo, un grupo oposición iraní en el exilio.

Bashiri Rad subrayó que estas condenas a muerte no son "definitivas y que los condenados puede recurrir ante el Tribunal Supremo". Según la ley, el veredicto tiene que ser confirmado por el Tribunal de Apelación y luego por el Tribunal Supremo para que la pena se pueda ejecutar.

La página web reformista iraní mowjcamp.com reveló el jueves la condena a muerte de Mohammad Reza Ali Zamani, un miembro de la Asociación de la monarquía, prohibida en Irán. Ningún miembro del Ministerio de Justicia pudo ser contactado para confirmar si M.Z. es la misma persona.

Amnistía Internacional (AI) instó a las autoridades iraníes a anular la pena de muerte dictada contra Zamani. La organización de defensa de los derechos humanos dijo temer que esta condena dé lugar a "otras penas de muerte contra aquellos que están siendo procesados por crímenes similares". Zamani compareció el pasado 8 de agosto, el mismo día que la universitaria francesa, Clotilde Reiss, de 24 años, liberada bajo fianza a mediados de agosto a condición de quedarse en la embajada de Francia, en espera de su juicio. Fue detenida el pasado 1 de julio por haber participado en las manifestaciones que siguieron a las elecciones.

La agencia semioficial Mehr informó en agosto que Zamani había sido acusado "de ser mohareb (en guerra contra Dios) por su pertenencia a la Asociación terrorista de la monarquía de Irán, de haber insultado a los valores religiosos, de propaganda contra el régimen y de participación en las manifestaciones con el objetivo de atentar contra la seguridad nacional".

Bashiri Rad precisó que estas tres penas de muerte no son los únicos veredictos dictados por el Tribunal revolucionario de Teherán, que juzga a las personas acusadas de implicación en la manifestación postelectoral. Un total de 18 acusados han apelado sus condenas, explicó el portavoz sin especificar estos veredictos, ni la identidad de los acusados. "Estas apelaciones serán examinadas por el Tribunal de Apelaciones de Teherán".

Las protestas por la reelección el pasado 12 de junio del presidente Mahmud Ahmadinejad, empañadas por las acusaciones de fraude masivo que lanzó la oposición, desembocaron en manifestaciones masivas severamente reprimidas por las autoridades, que detuvieron a 4.000 personas. La mayor parte de los detenidos fueron liberados tiempo después, pero 140 fueron obligados a comparecer ante la justicia. En total, 36 personas murieron durante los incidentes, según las autoridades, mientras que la oposición habla del doble, 72 personas.