elnuevodiario.com.ni
  •   OSLO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Dirigentes opositores noruegos pidieron ayer la dimisión del presidente del Comité del Nobel que acaba de atribuir el Premio de la Paz a Barack Obama, por considerar que su nuevo cargo de presidente del Consejo de Europa, una institución paneuropea que reúne a 47 Estados, amenaza su independencia.

“Sería políticamente inteligente que [Thorbjoern] Jagland, tras haber estudiado la situación, diga que dimite para evitar un desafortunado doble puesto”, declaró Siv Jensen, líder del partido del Progreso (populista de derecha) al diario Bergens Tidende. Jensen juzgó como “prematura” la atribución del premio al presidente norteamericano, Barack Obama.

Jagland, ex premier laborista (1996-1997) y ex jefe de la diplomacia noruega (2000-2001), fue elegido a fines de septiembre Secretario General del Consejo de Europa, pocos meses después de haber asumido sus funciones como presidente del Comité del Nobel noruego.

También la dirigenta del partido conservador noruego Hoejre, Erna Solberg, criticó esta doble función, y subrayó que Jagland había sido elegido al Consejo de Europa con el apoyo de Rusia y que, por consiguiente, podría evitar recompensar a opositores o a militantes rusos.

Se trató de una alusión a organización Memorial, una organización resistida por el Kremlin que denuncia los asesinatos de periodistas y de activistas de derechos humanos en Rusia, y era una de las favoritas para quedarse con el Nobel de la Paz.