elnuevodiario.com.ni
  •   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los militares hondureños avizoran el fin de la crisis política desatada el 28 de junio cuando un golpe depuso al presidente Manuel Zelaya, pero están evaluando los riesgos de las propuestas de arreglo, afirmó hoy el máximo jefe militar del país, general Romeo Vásquez. "Hemos avanzado bastante, estamos casi al final de una crisis porque las crisis siempre tienen su final, tienen su comienzo, su parte más álgida, pero también su final", declaró Vásquez, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, quien desempeñó un papel clave en el derrocamiento de Zelaya, a la radio HRN. Vásquez afirmó que los jefes militares han estado siguiendo el diálogo entre delegados de Zelaya y del presidente de facto Roberto Micheletti, para evaluar los riesgos que pueda implicar.

Las comisiones de ambas partes estiman que han avanzado en 90% en los acuerdos, en base a una propuesta del presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, Oscar Arias, como mediador, pero falta negociar el punto esencial, la restitución de Zelaya.

"Nosotros hacemos todos los análisis correspondientes pero hay que recordar que tenemos autoridades superiores, quienes están informados de nuestras inquietudes a través de la cadena de mandos", expresó Vásquez. "Siempre estamos hablando con nuestro ministro de Defensa (del régimen de facto, Adolfo Sevilla) y nuestro comandante general, el presidente de la República (Micheletti), en todas aquellas inquietudes que podamos tener", añadió.

Indicó que las recomendaciones al gobierno de facto "se hacen en el ámbito de lo particular" que "no son situaciones públicas sino en el ámbito privado". "Nuestra institución está tratando de ser muy profesional y prudente en todas aquellas situaciones que puedan afectar nuestras Fuerzas Armadas", expresó. "Cualquier aspecto que se mire de riesgo lo analizamos y también los hacemos ver a nuestros superiores tratando de hacer cualquier acción que podamos hacer para proteger a las miembros de las Fuerzas Armadas", aseveró.

A la vez, dijo que los militares protegerán el proceso de las elecciones del 29 de noviembre, que el Frente de Resistencia contra el Golpe ha amenazado con boicotear si Zelaya no es restituido en el poder. "No escatimaremos ningún esfuerzo nosotros a fin de cumplir a cabalidad con esta responsabilidad porque siendo una institución seria y responsable no tenemos ningún problema" en hacer cumplir la ley que obliga a proteger las elecciones, afirmó Vásquez.