elnuevodiario.com.ni
  • LONDRES |
  • |
  • |
  • AFP

El casquete polar ártico desaparecerá completamente en verano dentro de "20 a 30 años", pero ya dentro de unos diez años el Ártico será un mar abierto en la temporada estival, señaló Peter Wadhams, profesor de la universidad británica de Cambridge.

En una conferencia de prensa en Londres, el científico presentó las conclusiones de los análisis efectuados a partir de los miles de datos recogidos durante una misión polar de 73 días, dirigida por Pen Hadow. El objetivo de dicha misión era medir en invierno el espesor del casquete en torno del polo norte, para mejorar las previsiones de deshielo.

En los 450 km recorridos por el equipo, el espesor medio era de 1,8 m y en las crestas formadas por la presión, alcanzaba 4,8 metros. "Un espesor de 1,8 m es característico de un hielo formado en el año, que es vulnerable en verano. Y el hielo acumulado durante varios años se retracta de manera acelerada", explicó Wadhams. "Es un ejemplo concreto de calentamiento climático en acción", agregó.

El doctor Martin Sommerkorn, de WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza), asociado a la expedición, indicó que "este estudio es un sombrío muestrario del deshielo del casquete", que es "más rápido de lo que pensábamos". La desaparición del casquete polar tendrá repercusiones "más allá del Ártico", recordó.

Además de la desaparición de la fauna, ese deshielo provocará un aumento del nivel de los océanos, modificaciones atmosféricas y corrientes marinas, pero también la liberación de volúmenes importantes de gases de efecto invernadero, aseveró, explicando que el permafrost ártico (tierras permanentemente heladas) encierra grandes cantidades de CO2.