•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Algunos sectores de la superpoblada capital mexicana y de su periferia se encontraban este miércoles afectados por cortes de electricidad, aunque no se ha alterado el grueso de las actividades, constató la AFP, pocos días después del cierre de una empresa eléctrica estatal.

Según radios y diarios, en algunos sectores de la Ciudad de México hubo cortes de energía eléctrica que han durado más de de 24 horas, si bien algunos se han limitado a unas cuantas calles.

El domingo pasado, el gobierno federal decretó la desaparición de la estatal compañía de Luz y Fuerza (LyF), que abastecía de energía a 20 millones de personas. La operación del sistema pasó a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la otra empresa pública del ramo.

En un sector cercano a la zona turística del Paseo de la Reforma, el corte de energía dura más de 24 horas, pero localizado en algunas calles, mientras que en otras el fluido eléctrico se mantiene sin interrupciones, constató la AFP en entrevistas con vecinos.

El tráfico vehicular de la zona metropolitana no ha sufrido afectaciones, dado que el grueso de los semáforos funciona de manera habitual pese a los cortes de electricidad.

“No se ha reportado ningún problema de vialidad, sólo pocos semáforos que no estaban funcionado, pero eso fue muy temprano, cuando era poco el tráfico y la operación ya se normalizó”, informó una oficial de la policía de Ciudad de México telefónicamente a la AFP.

Cortes en 50 barrios

El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), que se moviliza contra la desaparición de LyF, denunció que el corte se registra en 50 barrios de la capital, sin dar mayores detalles sobre su valoración.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) no ha brindado por su parte balance alguno sobre los cortes de energía eléctrica.

La noche del martes, el gobierno mexicano anunció que tras la desaparición de LyF, el organismo federal del sector será el encargado de brindar el servicio en la zona centro del país, donde vive 19% de todos los usuarios, por lo que queda descartada la creación de una nueva empresa estatal.