elnuevodiario.com.ni
  •   QUITO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El plan para el restablecimiento de relaciones entre Ecuador y Colombia sufrió un primer traspié, al ser suspendida una cita entre autoridades de ambos países luego de que un juez ecuatoriano ordenara la detención del comandante de las Fuerzas Militares colombianas.

"Se ha suspendido la reunión del día de mañana (viernes). Entiendo que es una decisión del gobierno de Colombia, justamente por esta, a su vez, decisión del juez de Sucumbíos (Ecuador), la detención provisional dentro del proceso indagatorio al general Freddy Padilla", declaró el ministro ecuatoriano de Seguridad, Miguel Carvajal.

Padilla tenía previsto encontrarse en la ciudad de Ibarra con su par ecuatoriano, general Fabián Varela, dentro del proceso para la reanudación de vínculos diplomáticos iniciado el 24 de septiembre en Nueva York. Bogotá temía que un intento de captura de Padilla desatara una nueva crisis, según una fuente colombiana cercana a la cita.

La orden de arresto se enmarca en la causa judicial por un bombardeo colombiano contra una base clandestina de la guerrilla de las FARC en la zona fronteriza de Angostura, el 1 de marzo de 2008, en el que murieron 25 personas incluido el número dos del grupo Raúl Reyes, y que motivó la ruptura de relaciones. A este proceso ya había sido vinculado el ex ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, potencial candidato a la presidencia, contra quien la justicia ecuatoriana examina un pedido de extradición por presunto homicidio.

El encuentro entre autoridades militares y comisiones técnicas había sido anunciado el pasado viernes por los cancilleres de ambos países en Ipiales (Colombia). Bogotá pidió anoche a Ecuador suspender la cita por la medida contra Padilla -el oficial de más alta graduación de Colombia-, la cual fue rechazada por el presidente Alvaro Uribe. Hoy, el ministro colombiano de Defensa, Gabriel Silva, pidió a Ecuador que "actúe para evitar estos escollos a la unidad" y advirtió que su país "no va a permitir agresiones ni justicia espectáculo".

Pero el canciller ecuatoriano, Fander Falconi, indicó que la medida "responde a una decisión autónoma de la justicia" y reiteró la "voluntad política" de su gobierno de "construir un diálogo con Colombia" para normalizar las relaciones.

El ministro Carvajal recordó que Quito ha insistido ante Bogotá que "estos son procesos independientes del gobierno, de la jurisdicción de la Fiscalía, los jueces y el poder judicial que están investigando un hecho ocurrido en Ecuador". Señaló igualmente que los gobiernos buscarán que este episodio no malogre los acercamientos. "Tanto el canciller colombiano, Jaime Bermúdez, como el canciller ecuatoriano, Fander Falconi, estarán abordando este tema", comentó.

Carvajal recordó que las partes han acordado tratar las cuestiones judiciales en una "comisión de asuntos sensibles". "Creo que aquello no debe ser obstáculo para que puedan avanzar las otras dos comisiones: seguridad y defensa e integración fronteriza", aseveró, subrayando que la "aspiración" ecuatoriana es mantener el diálogo.

En la reunión de Ibarra estaba previsto que Bogotá entregara a Quito información sobre supuestos campamentos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) en Ecuador, según anticipó el ministro de Defensa de este país, Javier Ponce. El funcionario confió en que el plan de normalización sea "irreversible". "Está dado lo fundamental, que es la voluntad política, y en la medida que avancemos rápidamente en el despeje de las demandas que existen (...) creo que se abrirá el camino rápidamente para retomar las relaciones", sostuvo.