elnuevodiario.com.ni
  •   ANKARA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El episodio de una serie de televisión turca que muestra matanzas de niños palestinos por el ejército israelí generó una fuerte tensión entre Israel y Turquía, a pesar de que ambos países mantienen una alianza estratégica en la región. La primera cadena de la televisión pública turca TRT 1 difundió el martes, a una hora de gran audiencia, un capítulo de una serie que desató la ira del ministro de Relaciones Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, y malestar en el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Lieberman decidió al día siguiente convocar al encargado de negocios turco en Tel Aviv, en ausencia del nuevo embajador, que aún no asumió sus funciones. "Israel no puede aceptar incitaciones al odio contra su Estado y sus soldados. Incitaciones que pueden desembocar en atentados contra los numerosos turistas judíos e israelíes que viajan a Turquía", declaró hoy, tras esta audiencia, un responsable de la cancillería israelí, Naor Gilaon.

Por su parte Netanyahu declaró a los periodistas: "Nos sentimos también molestos, es lo menos que se puede decir, por lo que hemos visto estos últimos tiempos de parte de Turquía". "Esto plantea la pregunta: ¿qué dirección toma la política de Turquía, esperamos que sea hacia la consolidación de la paz, no de los extremismos", añadió.

En el episodio de la serie se ve a niños palestinos que tiran piedras contra soldados israelíes, que responden con tiros, matando a varios de ellos, entre los cuales una niñita que sonríe antes de su último suspiro. También muestra a soldados israelíes cuando matan a un recién nacido en los brazos de su padre, poco después de su nacimiento en un edificio en ruinas, debido a que la pareja no pudo trasladarse a un hospital.

La audiencia de la serie es por el momento marginal: ocupa el puesto 97 en el ránking de programas. El periodista islamista Hakan Albayrak, consejero de los productores de la serie, defendió su contenido. "¿Por qué las escenas de matanzas serían exageradas? ¿No se puede hablar de un Estado que cometió matanzas?", preguntó Albayrak.

Este incidente diplomático se suma a otro ocurrido la semana pasada en el ámbito militar. De forma inesperada, Turquía anuló las maniobras aéreas que debía llevar a cabo con la aviación israelí, a pesar del acuerdo de cooperación militar firmado con Israel en 1996. Una decisión que fue condenada por Israel y Estados Unidos.

Las relaciones entre los dos países comenzaron a degradarse en el invierno (boreal) pasado, cuando el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan criticó a Israel por su comportamiento durante la ofensiva militar contra la Franja de Gaza. Turquía "no recibe instrucciones" de Israel, declaró el jueves Erdogan, que dirige desde 2002 un gobierno islamista conservador.

Ayer, Erdogan, había declarado a una televisión árabe que las maniobras con Israel habían sido anuladas para respetar la voluntad del pueblo turco "que no quiere más cosas de ese estilo".

La diplomacia de ambos países se esfuerza por calmar los ánimos. "Hay un efecto bola de nieve, en las declaraciones de unos y otros. Pero los dirigentes de ambos países saben que la estructura de las relaciones bilaterales es fuerte", señaló un diplomático turco de alto rango. "Incluso entre amigos muy cercanos pueden aparecer diferencias", indicó por su parte Gaby Levy, embajador de Israel en Ankara.