•  |
  •  |
  • AFP

Decenas de miles de electricistas, trabajadores, estudiantes y agrupaciones sociales iniciaron hoy en la capital de México una marcha contra la reciente liquidación de la compañía estatal Luz y Fuerza (LyF) decidida por el gobierno federal.

Unas 33.000 personas, según la policía, y decenas de miles, de acuerdo con el convocante Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), marcharon por el centro hasta la plaza del Zócalo, frente al Palacio Nacional, en un recorrido que se desarrollaba sin incidentes y supervisado por unos 2.000 policías y al menos dos helicópteros. Se espera que al menos 50.000 manifestantes tomen parte en la concentración en el Zócalo, según estimaciones previas de la secretaría de Seguridad Pública capitalina.

"El pueblo no está conforme con lo que han hecho con nosotros", afirmó Lionel Hernández, uno de los 44.000 empleados de LyF que se han quedado sin trabajo. Marta Lilia Antunes, por su parte, explicó que "estoy apoyando a mi esposo, que trabajaba en Luz y Fuerza. La mayoría (de los empleados) llevan 20 ó 30 años en la empresa. ¿Quién les va a contratar? Es la mala administración pero no es culpa de los obreros".

El gobierno federal argumentó su decisión de cerrar la empresa señalando que registraba una pérdida anual equivalente a 25.000 millones de pesos (unos 1.800 millones de dólares), casi tres veces más que las pérdidas totales de la también pública Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Entre los apoyos que ha recibido el sindicato del sector, cuyos agremiados trabajaban para LyF, se cuenta el del ex candidato presidencial izquierdista Andrés Manuel López Obrador, presente en la marcha junto a sus seguidores. Por su parte, el alcalde capitalino, Marcelo Ebrard (del izquierdista PRD), decidió suspender ayer por cuatro días la Feria Internacional del Libro que se desarrollaba en el Zócalo "a fin de garantizar la seguridad de quienes asisten" al evento, según un boletín del gobierno capitalino.

La marcha es "para decirle al pueblo de México, y para los que no tienen empleo, que menos van a tener, pues están echando a la calle a más. Y el problema de seguridad pública ¿cómo se va a resolver si no hay empleos?", indicó Martín Esparza, secretario general del SME, a quien el gobierno no reconoce el cargo por presuntas irregularidades en su elección.

En los primeros minutos del domingo, el gobierno federal decretó sorpresivamente la desaparición de Luz y Fuerza, que abastecía de energía a 20 millones de personas en la capital mexicana y su periferia. Sus operaciones fueron asumidas por la CFE, que abastece al resto del país, quedando descartada la creación de una nueva empresa estatal.

La secretaría de Trabajo empezó a indemnizar ayer a los 44.000 trabajadores de la liquidada Luz y Fuerza, quienes recibirán en promedio 305.000 pesos, equivalentes a 23.000 dólares, cada uno. "La liquidación es lo menos que necesitamos. No va a alcanzar ni por un negocio", lamentó Marta Lilia Antunes mientras marchaba junto a su marido, recién desempleado.