•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno mexicano reafirmó hoy el cierre de la estatal de luz que abastece a 20 millones de personas pese a una masiva marcha de repudio ayer, y aseguró que el encuentro con líderes sindicales del sector será solo para discutir la indemnización a sus 44.000 trabajadores.

Los líderes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), que reúne a los 44.000 trabajadores de la extinta compañía de Luz y Fuerza, se reúnen hoy en el ministerio de Gobernación (Interior) con una delegación gubernamental, a la que se espera demanden su reapertura. "Esto es un diálogo porque el decreto presidencial de extinción de la eléctrica es un hecho consumado, no hay marcha atrás", aseguró Javier Lozano, secretario del Trabajo, al descartar que se vaya a entablar una mesa de negociación con el SME en declaraciones a la emisora Televisa.

La víspera, el SME logró reunir a unos 150.000 manifestantes de distintos sindicatos y organizaciones civiles, ante los cuales el líder de los electricistas, Martín Esparza, proclamó que demandará la anulación del decreto presidencial que el domingo declaró la extinción de Luz y Fuerza. "Nos tienen que regresar la empresa (LyF). Nos tienen que regresar nuestro trabajo y, sobre todo, la dignidad del sindicato de electricistas", proclamó Esparza, cuyo liderazgo al frente del SME no es reconocido por el gobierno debido a sospechas de irregularidades en su elección.

El secretario del Trabajo explicó que el decreto de extinción "no es negociable", y que sólo se dialogará sobre las condiciones para la liquidación de los 44.000 trabajadores y 22.000 jubilados y las posibilidades de recontratación. "Lo único que puede verse es que el sindicato se cerciore de que estamos cumpliendo a cabalidad los derechos que tienen los trabajadores activos y jubilados conforme a la ley y explorar las opciones que estamos viendo para que puedan reincorporarse lo más pronto posible al mercado laboral", añadió Lozano.

El gobierno inició el miércoles el pago de pensiones a jubilados y de liquidaciones a los trabajadores, que se estima recibirán en promedio 305.000 pesos, equivalentes a 23 mil dólares, cada uno, además de un bono a los que acepten el pago antes del 14 de noviembre. El SME ha exhortado a sus agremiados a no aceptar los pagos del gobierno, pero según el secretario del Trabajo en los dos primeros días unos 11.700 jubilados recibieron su pensión y unos 1.405 trabajadores en activo aceptaron su liquidación. "Si ese ritmo se mantiene, en unos 30 días, que es el plazo que se tiene (para el pago de bono), estaríamos hablando que la totalidad de ellos podría estar cobrando antes del 14 de noviembre", añadió.

El gobierno defiende su decisión de cerrar Luz y Fuerza con el argumento de que registraba una pérdida anual equivalente a 25.000 millones de pesos (unos 1.800 millones de dólares), casi tres veces más que las pérdidas totales de la también estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE). Tras la extinción de Luz y Fuerza, la CFE se hizo cargo de las instalaciones que operaba.