•   SAN JUAN / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Un paro general y una masiva protesta que concentró a más de 100,000 personas en la capital, según organizaciones sindicales, se llevó a cabo ayer jueves en Puerto Rico en rechazo al despido de unos 17,000 empleados públicos como parte de una política de reducción del Estado.

El obispo metodista Juan Vera, portavoz de la coalición cívico-religiosa “Todo Puerto Rico por Puerto Rico”, que convocó a la protesta, dijo que el gobierno debe “deponer su actitud de atropello” contra los trabajadores porque el país se dirige hacia una “insurrección pacífica”.

La protesta tiene por objetivo detener las cesantías impulsadas por el gobernador Luis Fortuño, en momentos en que el desempleo supera el 16 por ciento.

“Hoy decimos con vigor y determinación, sin mayor miedo, que este pueblo se cansó de tanto abuso y ha decidido continuar esta lucha”, dijo Vera.

El paro nacional tuvo un alto acatamiento en todo el país, según medios locales.

En el centro de San Juan, que concentra la actividad económica, los principales centros comerciales y negocios cerraron sus puertas.

Pérdidas por 30 millones de dólares

Según economistas, el paro nacional causó pérdidas económicas superiores a los 30 millones de dólares.

La medida fue, sin embargo, minimizada por el secretario de Estado, Kenneth McClintock, quien redujo a una cantidad “insignificante” la participación ciudadana en la marcha y alegó que “todo funcionó normalmente”.

La Policía puertorriqueña movilizó a unos 15,000 agentes, a la vez que se mantuvo activada a parte de la Guardia Nacional de Puerto Rico, luego de que días antes se anticipara un posible brote de violencia.

Ante la masiva convocatoria, algunos dirigentes sindicales de la oposición plantearon la necesidad de dar con un mecanismo que permita la remoción del gobernador Fortuño, que apenas lleva diez meses del cuatrienio.

Fortuño ha asegurado que el despido de empleados públicos es la única salida que le queda para evitar el colapso económico de esta isla, un estado libre asociado a Estados Unidos de 3.8 millones de habitantes.