elnuevodiario.com.ni
  •   GINEBRA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó hoy el informe Goldstone que acusa a Israel y al movimiento radical palestino Hamas de haber cometido crímenes de guerra durante el conflicto en Gaza del año pasado, asestando así un golpe diplomático al Estado hebreo. La adopción, votada por una escasa mayoría de los 47 miembros del Consejo de los Derechos Humanos, provocó un revuelo entre los israelíes, mientras que la Autoridad Palestina y Hamas no ocultaban su satisfacción.

La resolución votada "obstaculiza los esfuerzos para promover la paz en Oriente Medio", advirtió el ministerio de Relaciones Exteriores israelí. La Autoridad Palestina, promotora del texto, se felicitó del voto conseguido gracias al apoyo de los países musulmanos, de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), de los No Alineados y de los países africanos, mayoritarios en el Consejo de Derechos Humanos. Brasil también votó a favor. "Esperamos ahora que el informe Goldstone sea llevado ante el Consejo de Seguridad" de la ONU, declaró el negociador palestino Saeb Erakat. Por su parte, Hamas, al mando en la franja de Gaza y rival de la Autoridad Palestina, afirmó que esperaba "que este voto conduzca a un juicio de los jefes de la ocupación (israelí)".

La alegría de los palestinos es doble, ya que hace dos semanas el Consejo de Derechos Humanos de la ONU decidió postergar seis meses el examen del informe del juez sudafricano Richard Goldstone. Este texto acusa al ejército israelí y a los militantes palestinos de haber cometido "crímenes de guerra" y "posibles crímenes contra la humanidad" durante la ofensiva israelí en Gaza entre diciembre de 2008 y enero de 2009. La decisión contó entonces con el visto bueno de la Autoridad Palestina, pero fue políticamente catastrófica para el presidente Mahmud Abas, que tuvo que dar marcha atrás y pedir un adelanto de la sesión ante el Consejo ginebrino.

Al término de dos días agitados, la resolución palestina fue adoptada hoy por 25 votos contra seis (entre ellos Estados Unidos) y once abstenciones. Cinco Estados, entre los que figuran Francia y Reino Unido, se negaron a participar. El texto "aporta su apoyo a las recomendaciones" del informe Goldstone, aprobando así la petición de investigaciones independientes de las dos partes para castigar a los responsables de exacciones.

El informe Goldstone también llama a "todas las partes concernidas, entre ellas los órganos de la ONU, a garantizar" su aplicación. En la práctica esto equivale a que envía el informe, como pide el juez Goldstone, a las instancias de la ONU de Nueva York, la Asamblea General y sobre todo el Consejo de Seguridad, que se supone que debe recurrir al fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) si fracasan las investigaciones.

Muchos países, como los de la Unión Europea y Estados Unidos, querrían impedir que esto ocurriese, por temor de que complique los débiles intentos de paz entre israelíes y palestinos. En Washington, el portavoz del departamento de Estado, Ian Kelly, estimó que la aprobación de la resolución no implicaba "automáticamente" que el Consejo de Seguridad lo vaya a examinar. "Los miembros del Consejo pueden decidir el orden del día", declaró. En una carta firmada por el presidente francés Nicolas Sarkozy y el primer ministro británico Gordon Brown, Francia y el Reino Unido pidieron a Israel que abra "una investigación independiente y transparente sobre los acontecimientos de Gaza" y que comparta con ellos los resultados.

La ofensiva israelí contra la franja de Gaza causó más de 1.400 muertos palestinos, en su mayoría civiles, según fuentes médicas palestinas. En las filas israelíes, murieron diez militares y tres civiles, según cifras oficiales.